COYUNTURA

Opinión: El conflicto marítimo en China y sus implicancias para Estados Unidos

Juan Carlos Pomareda nos trae un completo análisis sobre los conflictos marítimos-territoriales que China tiene actualmente con sus vecinos. Adicionalmente, explica las implicancias que los mismos tendrán respecto a Estados Unidos y al papel de China en la comunidad Internacional.

Uno de los conflictos internacionales de mayor relevancia en la actualidad es la disputa marítima que sostiene China con 6 países vecinos en su zona este y sur. Esta controversia que podría solucionarse de manera regular por vías jurisdiccionales se complejiza por la presencia de Estados Unidos y los intereses involucrados de ambas potencias, que como sabemos trasciende lo jurídico y se enmarca en una lucha por el poder regional y global. A pesar de ser un tema muy lejano a nuestra realidad me parece importante abrir el debate frente a este conflicto dado las implicancias que podría generar para el sistema internacional.

Estados Unidos mantiene una importante influencia en la región del Asía Pacífico dados los vínculos políticos y comerciales que tiene con los países de esta parte del mundo. El aumento de la influencia china en dicha región se encuentra con la ya establecida por la principal potencia americana, lo cual genera un juego de suma cero entre estas grandes potencias. Las consecuencias de una rivalidad entre China y Estados Unidos tienen, por lo tanto, efectos a nivel regional y global.

De esta manera tanto las acciones de China como de Estados Unidos demuestran una lucha en términos de poder por la influencia de la región. Así, de acuerdo a Morgenthau, se puede decir que este conflicto por el control marítimo se enmarca dentro de una manifestación básica de la lucha por el poder a través del prestigio. Por eso, el surgimiento de China como uno de los actores centrales en la región ha causado que la zona marítima en disputa pase a tener una importancia históricamente económica, basada en el dominio estadounidense con su amplia red comercial, a tener una importancia geopolítica que ha traído consigo el surgimiento de otros hechos conexos que tiene que enfrentar la región tales como la inestabilidad política dados los reclamos internos en cada país, el surgimiento de nacionalismos frente a las pretensiones marítimas y finalmente una inestabilidad política generalizada en el Asia Pacífico.

No obstante, para poder entender a cabalidad las implicancias de la competencia por el prestigio e influencia entre China y Estados Unidos, debemos conocer cuáles son los intereses que subyacen a las intenciones de ambos países por mantener una fuerte presencia en la región.

Por el lado chino los intereses de su política de expansión de influencia sobre las zonas marítimas se basan, según las palabras de Xi Jinping, en proteger la soberanía China, la seguridad de su país y su integridad como nación. Adicionalmente se debe tener en cuenta la visión que China tiene como país y su estrategia global. Como es sabido, con XI Jinping, China pasó a tener una visión en dirección al mundo y no sólo en los asuntos internos de ese país. Gracias al asombroso crecimiento económico que este país ha tenido durante las últimas décadas muchos de los retos internos han encontrado soluciones. Así, las posibilidades económicas chinas han permitido una apertura hacia el mundo, buscando ser más relevante en el plano internacional. Esta nueva visión china ha generado como efectos inmediatos una búsqueda de control económico y militar de su Zona Económica Exclusiva y de las islas en disputa, dado que China es un país adherido a la Convención del Mar.

Por el lado de Estados Unidos sabemos que el principal interés es el de mantener su presencia de manera económica y militar en la región porque eso le permitirá mantener beneficiarse del intenso comercio de la región así como asegurar la influencia sobre grandes fuentes de gas y de petróleo. Es por esto que a pesar de mantener una distancia geográfica considerable, el surgimiento de China tiene para Estados Unidos efectos directos sobre sus intereses:

El primer interés estadounidense que podría verse afectado es el económico. El mar del sur de China es una zona de gran flujo comercial dado que es la puerta de ingreso al Asia Pacífico, este dinamismo alcanza los $5.3 billones de dólares cada año, de los cuales Estados Unidos obtiene $1.2 billones de dólares. Por lo tanto, una variación a las rutas comerciales establecidas actualmente podría generar que los costos de transporte se incrementen afectando al comercio regional y por ende los ingresos que le representan a Estados Unidos.

El segundo interés de Estados Unidos que se podría ver afectado es respecto a sus aliados estratégicos en la región. Estos países, con vínculos con Estados Unidos, ven a esta potencia como el garante de la estabilidad regional y de asegurar el libre tránsito del comercio y de las vía de comunicación, razón por la cual la potencia americana mantiene vigente una gran legitimidad. El surgimiento de China pone en cuestión este rol de Estados Unidos frente a los aliados tradicionales, razón por la cual esta potencia no puede permitir perder la posición ganada hasta la actualidad.

Finalmente, el tercer interés estadounidense involucrado es respecto a la misma relación con China. A pesar de tener grandes intereses involucrados en la región, Estados Unidos asume que no es la potencia que era hace 20 años atrás y que requiere de la cooperación de otras potencias para atender asuntos de carácter global que no puede dejar de atender y que necesitan de la cooperación de potencias como China para solucionarlos. Si bien esta región es de gran importancia para Estados Unidos la relación con China es aún más importante por lo que se buscaría evitar un conflicto frontal que dañen las relaciones.

Por lo tanto, vemos que los intereses de Estados Unidos en el Mar del este y sur de China incluyen una gran cantidad de temas tales como  la libertad de navegación, el libre paso para la navegación comercial, y la solución pacífica de controversias territoriales de acuerdo con el derecho internacional. Además de estos intereses vemos que también hay una gran rivalidad frente al prestigio como manera de obtener poder lo cual se ha hecho evidente con las demostraciones de poder militar y celebraciones ostentosas. Por eso, la falta de respuesta al uso de la fuerza de china podría dañar la credibilidad de EE.UU. en la región especialmente con sus aliados tradicionales. El conflicto en el mar al sur de China pondría en riesgo la más de $ 5 billones de dólares anuales en el comercio que pasa por esas aguas estratégicas. También está en juego la relación de Estados Unidos con China, incluyendo los esfuerzos de Washington para obtener una mayor cooperación de Beijing sobre temas globales como la lucha contra el terrorismo, el control de epidemias, el cambio climático, asegurar un acuerdo sobre el programa nuclear de Irán, y persuadir a Corea del Norte a renunciar a sus armas nucleares.

Juan Carlos Pomareda
Licenciado en Ciencia Política y Gobierno por la PUCP, con mención en Relaciones Internacionales. Actualmente cursando el segundo año en la Academia Diplomática del Perú. Mis áreas de interés son las relaciones internacionales, la política exterior y la diplomacia.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top