COYUNTURA

Opinión: Del amor al odio

Fuente: Latin People

Del amor al odio a veces hay más de un solo paso. El pasado martes la congresista Arimborgo perteneciente al partido Fuerza Popular señalo que si existían los crímenes de odio por qué no existirían los crímenes con motivos de amor. Todo este hecho ocurrió en el marco del debate sobre el proyecto de ley que busca endurecer las sanciones por crímenes de odio y la discriminación. Recordemos que unos meses antes con votos de la bancada Fujimorista se derogó  el Decreto Legislativo 1323, la cual fortalece la lucha contra el feminicidio y violencia de género que dejó descubierta a las poblaciones vulnerables que sufren ataques ilógicos motivados principalmente por discriminación.

En el Perú los crímenes con motivos de discriminación tienen un sustento histórico concreto, por este motivo es ilógico no reconocer su existencia. Primero definamos qué es crimen y qué es odio. Crimen es la acción voluntaria de matar o herir a alguien y odio es la aversión hacia algo o hacia alguien. Entonces un crimen de odio en concepto sería hacerle daño a alguien porque repudias su físico o alguna parte de su actitud.

Con el concepto ya claro podemos tomar algunos ejemplos con base histórica para plantear a los delitos de odio como una realidad en nuestro país. El maltrato a los indígenas en la época del virreinato constituía un crimen de odio porque estos eran considerados como una raza inferior por los españoles, otro ejemplo podría ser cuando una comunidad (minoritaria o no) busca que le sea reconocido un derecho. Como prueba de eso tenemos los actos violentos que se dieron a nivel internacional cuando las mujeres o los negros iban en busca de obtener el derecho de sufragio, solo basta con mirar el caso de Martin Luther King o de las primera sufragistas en el Reino Unido, avanzado en el tiempo nos encontramos con los asesinatos que llevaba a cabo Sendero Luminoso contra la comunidad homosexual por intentar realizar un acto erróneo de hacer renacer al país y por último el día de hoy nos encontramos con la amplia cantidad de feminicidios que ocurren en nuestro país anualmente. Con denotar un pequeño grupo de hechos históricos ocurridos en el mundo y en nuestro país, podemos ver que los motivos por los que se producen estos delitos son muy claros, siempre han existido odios detrás de las personas que cometen esta clase de delitos. Por lo tanto, esto si debe ser considerado como un factor a considerar al evaluar la condena.

¿Por qué existen grupos que se niegan a creer la existencia de los crímenes de odio?, existen varios intereses detrás de la denegación de esta ley. Principalmente estos intereses están respaldados por instituciones cristianas que creen que al aceptarla existencia de estos crímenes estarían desvirtuando principios básicos sobre los que se sostienen sus creencias. La bancada que se opone fieramente a la aprobación de esta ley es Fuerza Popular, la cual está  constituida en un número importante por miembros de organizaciones religiosas de distintas índoles que se encuentran en contra de reconocerle ciertos derechos a la comunidad homosexual. Para ser claros este sector de la política peruana se opone a aprobar leyes que le sean favorables a esta comunidad debido a que sus intenciones políticas son populistas y es parte de su estrategia satisfacer para ganar votos de la comunidad “conservadora”.

El congresista Alberto de Belaunde ha propuesto un plan de ley que busca fortalecer y penar estos crímenes,  este proyecto presenta puntos interesantes, entre ellos se destacan: la fortificación de la lucha contra la discriminación   por motivos raciales, religiosos, de nacionalidad, edad, sexo, orientación sexual, identidad de género, nivel socioeconómico, condición migratoria, discapacidad, condición de salud, factor genético, filiación, en segundo lugar  se capacitara a la policía en los delitos cometidos por discriminación, se aumentaran las penas por crímenes con motivo de odio y por último anulara la discriminación laboral. Existen muchos puntos que sustentan la importancia de esta la ley, el negarla solo es darle una bofetada y despreciar la realidad.

La existencia de los crímenes con motivos de odio en nuestro país es innegable, nuestra realidad lo demuestra.. Comentarios sin sentido como el de la congresista Arimborgo demuestran la falta de criterio que adolecen algunos de nuestros “Padres de la Patria”, si queremos formar un país en unidad debemos buscar el beneficio mutuo y no dejarse cegar por motivos religiosos. Del amor al odio no hay un solo paso, el amor une y forja lazos, el odio solo hace lo contrario y en algunos casos da motivos para cometer delitos, crímenes que deben ser penados por su índole y sus intenciones. Por favor, no más odio.

Gianluca Chiappe Saldaña
Apasionado de los libros, la historia, la política y el futbol.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top