COYUNTURA

[Opinión] Cuando pienses en volver

La República

La imagen es tan desenfadada que hasta ofende nuestro orgullo: la silueta bajita y con unos cuantos kilos de más de Alejandro Toledo sujetando un palo de billar, mirando fijamente a la mesa, tal vez devanándose los sesos sobre cual sería el mejor punto en donde pegarle a la bola blanca. La escena transcurre en un típico bar americano en Stanford, Estados Unidos. Otras fotos lo muestran disfrutando de una caminata relajante por un parque de Palo Alto en Santa Clara, California. Con esta evidencia fotográfica queda claro que a nuestro antiguo mandatario no le interesa que las autoridades se enteren acerca de su paradero. Su actitud es de alguien que no ha hecho nada incorrecto, pero de ser así, ¿por qué no viene a colaborar con la justicia? Mientras tanto, la orden de prisión preventiva sigue en vigencia, y todos los peruanos nos preguntamos “¿qué es lo que está pasando?”.

Los roces de Alejandro Toledo con la ley se remontan al año 2013, cuando se reveló que su suegra había creado una empresa llamada Ecoteva, que había recibido fondos para su fundación de una compañía manejada por Josef Maiman, amigo cercano del ex-presidente. Luego se conoció que con la plata de la empresa, se había adquirido una casa en Casuarinas por 3.8 millones de dólares y una oficina en el edificio Omega de Surco, por 882 mil dólares. Dos años después, la fiscalía llevó a cabo su investigación y acusó a Toledo por el delito de lavado de activos; pero no solo a él, otros implicados incluyen su esposa Eliane Karp, Josef Maiman y su ex Jefe de seguridad Avraham Dan On.

La noche se le vino encima al exmandatario cuando no supo cómo justificar semejante escándalo. Sin embargo, todo vino a esclarecerse con la investigación del caso de corrupción más grande de los últimos tiempos: Lava Jato. El tema del origen del capital transferido en el caso Ecoteva había sido hasta ese momento un elemento misterioso. Pero con el nuevo caso, se supo dos cosas: la transferencia de 91.667 dólares por parte de una empresa brasileña a una de las cuentas de Josef Maiman, y el dato más impactante de todos: la entrega de 20 millones de dólares a Alejandro Toledo por parte de la empresa Odebrecht, con el fin de ejecutar el proyecto de la Interoceánica.

Ya van cuatro meses desde que se solicitó su pedido de extradición, y sigue sin haber respuesta por parte de la justicia estadounidense. ¿A qué se debe esto? Normalmente los casos de extradición en el país norteamericano demoran entre 3 a 4 años. Según el penalista Carlos Caro, a los peruanos nos parece que el proceso se está demorando porque estamos acostumbrados a que las cosas vayan a un ritmo más acelerado. Sin embargo, dado el caso de la reciente captura del expresidente de Panamá, Ricardo Martinelli, el cual fue arrestado sólo ocho meses después de que se recibiera el pedido de extradición, esto significaría un avance en la rapidez con la que se manejan estos asuntos, beneficiando así nuestro caso.

Otra razón por la cual el proceso pueda estar demorando más de lo normal se debe a que el abogado de Alejandro Toledo tratará de convertir la situación en una persecución política. Esto con el fin de complicar más el caso, haciendo que este se entrampe en el DOJ (Department of Justice). El Perú tendría que presentar pruebas en contra para su extradición.

Y pruebas es lo que tendrán, con la reciente noticia de que su socio Josef Maiman ha decidido colaborar con el caso Lava Jato. Seguramente presentará comentarios más que delatadores contra el expresidente, y de esta manera, dará la última estocada para el total hundimiento de este. La vergüenza que hemos pasado los peruanos por su desfachatez es tremenda, y al final la situación terminó perjudicándolo completamente. Esto podría haberse evitado de haber hecho lo correcto desde un primer momento, pero ahora que las cosas están como están, no nos queda más que dedicarle Cuando pienses en volver a nuestro querido ‘cholo sagrado’.

Alejandro Olavarría
Estudiante de Ingenieria Industrial en la Universidad de Lima. Escritor frustrado. Sabe un poco de bachata
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top