COYUNTURA

Opinión: La muerte lenta de la moral

Imagen: El Inquisidor

Al final sucedió lo que muchos pedíamos: Pedro Pablo Kuzcynski renunció. Tanto los medios como los mismos políticos exhortaban al actual expresidente a que dimitiera. Sin embargo, el fujimorismo lo botó a patadas. Y la bota dejó una marca imborrable en la imagen del exmandatario.

Luego de la difusión de los engorrosos videos —filmados por el agente fujimorista encubierto 007, Moisés Mamani— que ponían en evidencia una negociación emprendida por el Ejecutivo para comprar votos del Legislativo y así poder impedir la vacancia que estaba programada para el jueves 22 de marzo, PPK no tuvo más opción que abandonar el cargo de presidente de nuestra mancillada república.

Según las reglas del ajedrez, el rey es una pieza invaluable que no puede desaparecer del tablero, él solo puede ser capturado; no obstante, en este ajedrez político el rey fue completamente devorado. Fuerza Popular —al ver que el Ejecutivo no iba a dar su brazo a torcer a pesar de haber difundido los conocidos “kenjivideos”— expuso audios muy comprometedores en los que fuimos testigos de la faceta de negociante intrépido de Bruno Giuffra. “(…) Ni abras la boca conmigo. Se cae todo (…) Tú ya sabes cómo es la nuez”. Definitivamente la última frase pasará a la posteridad, y es un minúsculo reflejo de los esperpentos que tenemos en nuestra política, ya que hasta se especula que también hay un video en el cual también aparece PPK “negociando”. Este último no fue publicado porque era la bomba nuclear del fujimorismo en caso de que Kuzcynski no renunciase.

Pensar que Moisés Mamani es el héroe de esta película es una interpretación muy distante de la realidad. Por ejemplo, el congresista Mamani no es ningún santo. Él también tiene sus “anticuchos”. Entre el 2004 y el 2008, formó 13 empresas que contrataron con el Estado por más de S/ 29 millones. Algunas de estas fueron dadas de baja rápidamente, otras fueron sancionadas con más de tres años de inhabilitación, debido a que presentaron documentos falsos. En adición, hay sospechas de que cometió fraude al presentar la información sobre su formación escolar: prácticamente incompleta.

El fujimorismo no obligó a PPK a renunciar por puro amor al país. Por más de que los fujimoristas se golpeen una y otra vez el pecho jurando que solo buscan lo mejor para todos, nunca les creeré. Lo que hicieron tampoco es un acto para aplaudir. Solo fue el puñetazo final del revanchismo que se originó entre el oficialismo y la oposición. Ellos son de la misma calaña. Ellos no son la solución, son parte del problema. La culpa les salpica a todos. Y es que si nos fijamos detenidamente en nuestros políticos, nos daremos cuenta de que ninguno es pulcro en su totalidad. La gran mayoría apesta según dónde poses la nariz.

Qué triste época que me ha tocado vivir. Los valores se van perdiendo, la viveza vive enamorada de la corrupción, el bien común queda opacado por los intereses egoístas, y nosotros, como sociedad, alimentamos todo ello. La moral en el Perú agoniza, se está desangrando. Para colmo, casi todos le escupen encima.

Santiago Zelada
Periodista
1 Comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

1 Comment

  1. EllEmpart

    Junio 3, 2018 at 3:28 pm

    Acquisto Levitra Su Internet buy accutane online fast delivery cialis overnight shipping from usa Propecia Barata Venta Rash Reaction To Keflex

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top