COYUNTURA

Opinión: El mar de la incertidumbre política

Imagen: El Comercio

La semana pasada fue, para muchos, una caja de sorpresas llena de eventos políticos bastante confusos. Entre ellos el inicio del segundo proceso de vacancia presidencial contra Pedro Pablo Kuczynski, el anuncio de Kenji Fujimori con respecto a la creación de su propio partido que se llamará “Cambio 21”, la aparición de Kenji en los videos de una posible compra de votos en el segundo proceso de vacancia. Posteriormente, la renuncia de Kuczynski. Con ello, Martín Vizcarra asumió la presidencia del Perú. Y, para cerrar con broche de oro la semana, se especula que Kenji declararía en contra de Keiko en el caso Odebrecht.

Sin duda, esta ha sido una semana bastante accidentada para la política. Pero, ¿cómo se sienten los peruanos? ¿Desperanzados? ¿Asustados? Probablemente muchos piensen que es “más de lo mismo”, porque no es la primera vez que nuestros políticos mienten o se pelean entre sí, nos esconden cosas y luego revelan algunos secretos de otros para salvar sus pellejos.

Los civiles ya estamos prácticamente acostumbrados a la decepción de ser engañados y, por eso, tenemos el desconcierto de no saber qué creer, ¿en quién confiar? y ¿cómo lo haríamos? Si cada vez se demuestra más que los políticos hacen pactos por debajo de la mesa. Además, todo lo que nos muestran en el televisor es una especie de “show” para desorientar a la gente y hacernos creer que todo está bajo control, cuando en realidad es un farsa. Como con la supuesta compra de votos en el segundo proceso de vacancia que, además, nos demuestra que habría que ponerle especial atención a los hermanos Keiko y Kenji, quienes la semana pasada han sido los protagonistas de más de un escándalo. Han estado muy presentes en los titulares de los periódicos. Por lo cual, probablemente los Fujimori sean los primeros de quienes debamos dudar.

La desconfianza que surge en los ciudadanos tiene una razón de ser, y si bien hoy se lee en los diarios que la crisis política ya acabó, esta podría ser también una razón para desconfiar, pues aún hay secretos que se están desvelando y aún hay preguntas sin respuestas.

Tal vez vivimos en una especie de crisis constante, porque los ciudadanos subsistimos con la incesante incertidumbre de saber qué está realmente sucediendo en el panorama político, y qué tanto podemos fiarnos en estos hombres y mujeres a quienes les entregamos el cargo de dirigir el país. Por todo esto, hay que estar atentos en los próximos meses porque puede que los sucesos de esta semana sean tan solo la punta de un gran iceberg, contra el cual el pueblo peruano se encuentra cerca de colisionar.

Alexandra Díaz Palomo
Estudiante de Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Lima. Futura periodista. Amante de los viajes, de “El Rey León” y del olor a lluvia en la mañana.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top