COYUNTURA

Análisis: Polémica reforma en la Ley de Organizaciones Políticas

Revista Panorámica

A puertas de iniciarse un nuevo de proceso electoral (las elecciones regionales y municipales 2018), el Congreso de la República aprueba un dictamen sobre las sanciones a los candidatos que entreguen dádivas a sus electores. En una primera votación se aprobó con 72 votos a favor, mayoritariamente de Fuerza Popular, 20 en contra y 2 abstenciones.

La norma vigente en el artículo 42 de la Ley de Organizaciones Políticas referente a la entrega de dádivas señala que cualquier candidato será sancionado por el Jurado Nacional de Elecciones con la exclusión del proceso electoral correspondiente. Sin embargo, con la modificación a la norma el candidato que realice dicha entrega será sancionado, en primera instancia, con una multa de 30 Unidades Impositivas Tributarias (IUT), equivalente a 121.500 nuevos soles; y si se demuestra la reincidencia del candidato, será dispuesto por el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) a la exclusión del proceso electoral.

En ese sentido, los parlamentarios de diversas bancadas se han pronunciado tanto a favor como en contra del polémico dictamen. El congresista Yonhy Lescano considera que con esta reforma “se ha legalizado la compra de votos que va debilitar al sistema democrático”. Por su parte, el vocero del oficialismo, Juan Sheput, junto a otros miembros de la bancada Peruanos Por el Kambio apoyaron el proyecto, aunque se encuentran a la espera de poder realizar algunas modificaciones para alcanzar una mayor transparencia en los procesos electorales.

Por ello, debe realizarse una segunda votación en la que se puedan sugerir cambios que permitan evitar escenarios similares a los del 2016, donde candidatos como Cesar Acuña o Vladimiro Huaroc, quien formaba parte del equipo de gobierno de Fuerza Popular, fueron excluidos por la entrega de dinero y víveres, respectivamente, en diversas localidades del país.

Hecha la ley, hecha la trampa

Pareciera que, con la reforma, los candidatos van a evitar la entrega de dádivas por la imposición de la multa, pero no debemos olvidar que la campaña del 2016 fue la más costosa nunca antes vista. Y si comparamos las cifras del gasto que tuvo cada partido con lo que representa esta multa de 30 UIT, quedará descartada totalmente la idea de alcanzar un proceso electoral lo más transparente posible.

El gasto total de la campaña presidencial del 2016 fue cerca de 55 millones de soles. Fuerza Popular invirtió casi 3 millones y medio de soles solo en publicidad y con un gasto total de más de 8 millones. Peruanos Por el Kambio superaba los 4 millones de soles. Esto conlleva a pensar en un escenario en el que, por más infracción que se cometa en una primera instancia, la multa será insignificante frente a las exorbitantes cifras que representan los aportes, ingresos y gastos finales que tiene cada partido político.

Marko Kicimbaci
Estudiante de Derecho en la Universidad de Piura. Interesado en la política y en el Derecho Constitucional.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top