COYUNTURA

Análisis: El grillete electrónico, el nuevo mecanismo penitenciario

Andina

Esta semana ha sido noticia Sandra Salazar Salazar, la primera mujer en Perú que cumple una condena y que ya empezó a usar un grillete electrónico, dispositivo colocado en el tobillo que monitorea los pasos por GPS como medida penitenciaria. Esto se da en el contexto de la promulgación de la ley que establece la vigilancia electrónica personal y la reglamentación para su ejecución. Su implementación tiene como fin “contribuir con la disminución de los niveles de hacinamiento en los establecimientos penitenciarios, a través de la vigilancia electrónica sobre personas procesadas o condenadas, disminuyendo los costos de medidas penales como el internamiento y efectivizando las medidas cautelares o de los beneficios penitenciarios y, con ello, reducir la reincidencia de aquellos que son monitoreados”.

Sin embargo, si bien es cierto que se busca la reducción del hacinamiento, la vigilancia electrónica personal no aplica para todos los casos. Así pues, no procede en caso los procesados o condenados, los que estén por delitos tales como parricidio, homicidio calificado, feminicidio, sicariato, conspiración y ofrecimiento para delito de sicariato, lesiones graves, lesiones graves por violencia contra las mujeres e integrantes del grupo familiar, secuestro, trata de personas, violación sexual y sus distintos tipos, entre otros.

A propósito de este sistema de vigilancia electrónica personal, es importante acotar que no es secreto de Estado el hecho de que hay sobrepoblación en los penales. Tampoco es secreto que, desde que el Ministerio de Justicia ha sido encabezado por la señora María Soledad Pérez Tello, se ha buscado impulsar y promover por todos los medios la mejora de las condiciones penitenciarias; pero, sobre todo, que se logre en el interno la capacidad de reintegrarse a la sociedad una vez que cumpla la condena.

Así, pues, si bien de momento la ejecución de la vigilancia electrónica personal se está llevando a cabo en calidad de plan piloto, es importante evaluar si, a la vez que es un medio de reducción del hacinamiento, es un medio idóneo también para lograr la reinserción del interno a la sociedad. Esto debido a que, si bien se han prescrito normas de conducta que se deben observar bajo dicho régimen de vigilancia, los internos forman parte de programas que los capacitan para determinados oficios, como programas de emprendimiento que comercializan productos constantemente. Sin embargo, al salir tienen que asumir el costo de ser portador del dispositivo que permitirá la vigilancia, que es grillete.

De esta manera, queda estar a la espera del balance de si aquellos que tenían una condena y accedieron a la vigilancia electrónica personal muestran una verdadera reinserción a la sociedad, puesto que no se trata de reducir el hacinamiento penal, sino también de lograr que quienes fueron condenados interioricen la idea de ser ciudadanos que contribuyan, desde su posición y con su trabajo honrado, al progreso del país.

Claudia Sandoval
Abogada por la Universidad de Piura. Amante de la lectura, el cine y el café.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top