COYUNTURA

Análisis: El correo institucional y la privacidad

El País

Enlazados de Rainbow Rowell cuenta la historia de dos amigas que suelen intercambiar mensajes de correo electrónico en el trabajo. Pero, ellas no son las únicas que leen las comunicaciones que mantienen, sino también son leídas por Lincoln O’Neill, quien tiene por función asegurarse de que los trabajadores no utilicen para mensajes personales lo que podría equipararse al correo institucional. Así, a través de la lectura de estos mensajes, termina enamorado de una de ellas.

Por supuesto, todo queda bastante bien cuando de ficción se trata. Sin embargo, ¿qué sucede en el Perú cuando un empleador revisa los mensajes, bajo el argumento de ser el propietario de los correos electrónicos laborales?

La Corte Suprema, mediante la Resolución CAS Nro. 14614-2016-LIMA, se pronuncia sobre este tema. En el texto se señala que, si bien el empleador puede proveer de diversas herramientas al trabajador con la finalidad de que realice sus funciones, el ‘Messenger’, ‘chat’ u otros sistemas pueden ser utilizados tanto para fines personales como para fines laborales. De esta manera, se descarta que el control que ejerce el empleador sobre sus dependientes sea ilimitado, pues el trabajador es sobre todo persona.

Además, el trabajador está protegido por el artículo 2 inciso 10 de la Constitución Política del Perú. Allí se señala que “toda persona tiene derecho al secreto y a la inviolabilidad de sus comunicaciones y documentos privados. Las comunicaciones, telecomunicaciones o sus instrumentos solo pueden ser abiertos, incautados, interceptados o intervenidos por mandamiento motivado del juez, con las garantías previstas en la ley (…).”

Anteriormente, el Tribunal Constitucional había tenido oportunidad de referirse al correo electrónico que se da en contexto laboral y lo equiparaba con una carta en físico, por lo que tiene el carácter de comunicación exclusivamente privada. Para el caso concreto que originó la resolución citada, se señaló que “constituye un exceso que Nestlé Perú S.A. -empleador- señale que es propietaria de las cuentas de correo electrónico (e-mails) y su contenido, así como de los programas, página web e información, además que se encuentra facultada a revisar su contenido. Admitir como válida la posibilidad de que el empleador ingrese a las cuentas e-mail de sus trabajadores, contenidas en los artículos 44° y 45° del Reglamento Interno de Trabajo de la demandada, significa colisionar con las normas constitucionales denunciadas, como lo han determinado adecuadamente las instancias de mérito”.

Sin embargo, más allá de lo señalado por la Corte Suprema, es importante resaltar que es responsabilidad del trabajador utilizar de manera eficiente las herramientas que otorga el empleador para mejorar su productividad a nivel laboral, por lo que es recomendable utilizar el correo institucional exclusivamente para temas referidos al desempeño en el puesto y no para temas personales.

Claudia Sandoval
Abogada por la Universidad de Piura. Amante de la lectura, el cine y el café.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top