COYUNTURA

Lava Jato, Castañeda y el bypass

En marzo del 2014, durante el gobierno de la ex presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, se destapó el caso Lava Jato, la más grande investigación contra la corrupción en la historia de Brasil.

Las autoridades brasileñas descubrieron que un grupo de funcionarios de alto rango del gobierno del ex presidente “Lula” da Silva y los directivos de grandes empresas brasileñas se repartían un porcentaje de cada obra de Petrobras, la petrolera más importante del país.

Un año después, cuando las investigaciones dieron sus frutos, dos ex directivos de la empresa de ingeniería brasileña OAS fueron condenados a 16 años de prisión. Hoy, uno de ellos, Léo Pinheiro Filho, el ex presidente de OAS, despierta la polémica en el Perú y acá te lo contamos.

¿Qué vincula a Pinheiro con el Perú?

En el celular de Pinheiro, el cual fue incautado por la Policía Federal cuando este fue apresado, se encontró información reveladora sobre las negociaciones que sostuvo con el ahora alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio, cuando este era aún candidato a la alcaldía.

¿Quién es el nexo entre Castañeda y Pinheiro?
Las negociaciones se realizaron por intermedio de Giselle Zegarra. Pues, fue ella quien firmó el contrato original con OAS para Línea Amarilla. Y también, quien logró que no se firmara el contrato para realizar el Proyecto Río Verde, aun cuando Susana Villarán era alcaldesa de Lima.

Zegarra es ex gerenta de Promoción de la Inversión Privada de la Municipalidad de Lima durante de las dos primeras gestiones de Luis Castañeda. Es abogada de profesión y después del 2010, no ha sido funcionaria pública pero ha brindado asesorías a través de su consultora.

¿En qué consistían las negociaciones?

Según el reportaje de IDL Reporteros, el tema de interés para el empresario brasileño era el Proyecto Línea Amarilla. Este fue adjudicado a Lamsac, empresa controlado por OAS, en noviembre de 2009, logrando así su cometido.
Al año siguiente, cuando Susana Villarán asumió la alcaldía de Lima, el Proyecto Línea Amarilla cambio de nombre a Vía Parque Rimac, proyecto que incluía Río Verde, un proyecto para recuperar la ribera del río Rímac.

Como se mencionó anteriormente, la empresa OAS no firmó el contrato para la realización del Proyecto Rio Verde. En otras palabras, las negociaciones de Giselle Zegarra lograron su cometido.


¿Qué pasó después?

Cuando Susana Villarán dejó la Municipalidad de Lima y el líder de Solidaridad Nacional la reemplazó en el cargo, utilizó el dinero para la construcción del polémico bypass de la avenida 28 de Julio. Finalmente, el bypass, como era de esperar, fue construido por OAS.
¿Rio Verde o el bypass?

Para los expertos, el costo de no haber implementado el proyecto Rio Verde y en su lugar apostar por el bypass es muy alto. Se redujeron las áreas verdes de 25 hectáreas a 265 metros, 256 familias shipibas no fueron reubicadas y los puentes peatonales para integrar el rio Rimac con la ciudad no se construyeron.

Además, como se había advertido, con el bypass de 28 de Julio la congestión solo se trasladó de un punto a otro. Críticos afirman que esta obra está mal diseñada. Ya que, la única solución para disminuir el tráfico seria la creación de más bypasses. Entonces, el problema es evidente: el espacio público tendría como único objetivo la circulación de vehículos.

Sin lugar a dudas, un destape como este refleja los altos niveles de corrupción en el Estado peruano. Esperemos que este caso, al igual que el de Carlos Moreno, sea investigado a profundidad. Si bien Giselle Zegarra no era funcionaria pública cuando se llevaron a cabo estas negociaciones, podría haber incurrido en tráfico de influencias.

Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top