COYUNTURA

Informe: Siria, ¿Guerra Civil o Guerra Fría?

La semana pasada ha sido una de las más duras para el pueblo Sirio. Luego varios meses de presunta tranquilidad gracias al alto al fuego que implementado, el martes de la semana pasada, un ataque químico en la región de Jan Seijun acabó con la vida de al menos 83 personas y dejó más de 560 afectados. El Observatorio Sirio aún no puede confirmar qué químico se utilizó en el ataque pero el efecto del componente es deteriorar el sistema nervioso de las víctimas, lo que las asfixió hasta un nivel fatal. El jueves, Trump dio permiso para realizar un ataque de misiles en ciertas regiones de Siria, incluyendo una base aérea del gobierno.

Por un lado, Estados Unidos culpó al gobierno de Bashar al-Assad por el ataque, indirectamente sindicando al gobierno ruso también por el apoyo a la dictadura siria. Por otro, el al-Assad culpó a los rebeldes. Aparte de las acusaciones también está la presunción de que fue un ataque realizado por el Estado Islámico, quienes han sido acusados en el pasado de desarrollar armas químicas.

Principales consecuencias de los ataques

Política exterior de Estados Unidos y Rusia

La política establecida por el anterior gobierno de EEUU con respecto al conflicto en Siria ha sufrido un cambio sin precedente desde que Trump tomó el cargo, ya que nunca habían atacado una base del gobierno de al-Assad. Supuestamente su intervención se basaba en luchar contra el Estado Islámico sin involucrarse con los grupos del conflicto civil.

Esto se suma a las declaraciones de Peskov, portavoz del gobierno ruso, quien afirmo lo siguiente: “este paso que ha dado Washington inflige un daño significativo en las relaciones entre Rusia y Estados Unidos, que ya estaban en una situación lamentable”. Esta tensión no es nueva ya que, desde inicios de la guerra civil siria, Estados Unidos optó por una posición pro-oposición, representada principalmente en los grupos rebeldes armados y Rusia optó por apoyar públicamente al gobierno de al-Assad.

Esto terminó en confrontaciones incluso entre las fuerzas de dichos Estados en territorio sirio, lo que llevó a que se baraje la posibilidad llamar al conflicto sirio un “proxy war”. Los “proxy wars” fue un término popular durante en la Guerra Fría para llamar a los enfrentamientos políticos entre EEUU y Rusia reflejados en guerras en países distintos a esos y con apoyo polarizado de ambas potencias en las partes encontradas. Un ejemplo de eso fue la guerra de Vietnam.

Asimismo, ambos países han evitado constantemente que se tome acción en el conflicto debido a sus intereses encontrados. El Consejo de Seguridad ha fallado en sancionar o tomar medidas vinculantes en el tema por los constantes vetos de estas dos potencias. Justo en la última sesión, Rusia vetó una resolución que habría comenzado las investigaciones por el ataque químico.

La amenaza del Estado Islámico

También la forma en que se combate a los grupos terroristas (Estado Islámico) podría cambiar. Si bien parece que el Estado Islámico ha perdido fuerzas debido a que ya ha disminuido en aproximadamente 15% su dominio territorial, para Siria sigue siendo una amenaza. El Estado sirio ha recibido fuertes golpes institucionales y el colapso de este, que derivaría en un vacío de poder, sería la oportunidad perfecta para que dicho grupo terrorista tome el poder y, así, continuar con sus pretensiones de expansión en la región.

Es por esto que el cambio de política de Trump sorprendió tanto, ya que el involucramiento de EEUU con los grupos internos del conflicto podría poner en peligro la forma en que vienen combatiendo al grupo terrorista, al alterar la manera en que la guerra civil se veía desarrollando. El gobierno ruso, que negoció con EEUU para conformar una coalición contra los terroristas, ha declarado que esto ya no se podrá llevar a cabo, debido al ataque de misiles de EEUU al gobierno sirio.

También es válido decir que tanto EEUU como Rusia van a tener que modificar sus estrategias de lucha para evitar ese “vacío de poder”, que no está lejos. La comunidad internacional entera califica los ataques que ocurren en Siria son la negación total de los Derechos Humanos, lo que implica la incapacidad del Estado sirio de salvaguardar a su población. El sistema de salud también está muy cercano a colapsar y esto se reflejó en el ataque químico, en el que el sistema no se dio abasto para atender a todos los afectados. Así, el Estado sirio no está presente en muchas zonas ni con servicios ni con ley. En cierto nivel, esto beneficia al Estado Islámico ya que es más fácil tomar control de regiones debilitadas políticamente.

Imagen: EMC

Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top