COYUNTURA

Informe: Brexit, negociando la negociación

Ha pasado casi un año desde que la noticia sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) dio la vuelta al mundo. Si bien uno escucha cada dos semanas alguna novedad de la situación, uno se pregunta: ¿Qué es lo que realmente está pasando tanto dentro del Reino Unido como en las relaciones políticas euro-británicas? Es más, en estos momentos que el país se enfrenta a un adelanto de las elecciones generales, solicitado por Theresa May, se puede identificar toda una trama política sin aclaración.

Hace unas semanas, en Bruselas, se adoptaron las directrices de negociación que guiarían el proceso de discusión entre la Unión Europea y el Reino Unido. Este documento de 8 páginas aprobado unánimemente toma en cuenta temas como migración, derechos de expatriados europeos en Gran Bretaña, materias de cooperación legal y la aprobación de una “cuenta de Brexit” equivalente a €100 billones en bruto. Si bien en un inicio la estrategia ideal para la Primer Ministra May consistía en dividir y conquistar, el documento estipula que – como mencionó el principal negociador de la UE en Brexit, Michel Barnier – toda decisión deberá ser tomada conjuntamente por los miembros restantes.

Viendo desde el punto de vista del Reino Unido, esto puede verse como una gran dificultad, especialmente si su prioridad es no solo mantener los derechos de su población después del divorcio, sino también asegurar las alianzas comerciales y políticas claves.  Más aún, la incertidumbre aumentó al ver que Angela Merkel, canciller de Alemania, advirtió contra las ilusiones que identificaba en la línea de discurso de Gran Bretaña, ya que “un Estado de terceros no puede ser acreedor de los mismos derechos que un miembro oficial de la unión”[1]. Para los políticos británicos, esto se interpretó como el inicio de una coalición de 27 países europeos contra los intereses de su nación.

Pero, ¿cuál es el siguiente paso para el Reino Unido? Al haber adelantado las elecciones generales – inicialmente programadas para el 2020 – Theresa May se encuentra en proceso de campaña para poder fortalecer el Partido Tory (conservador) dentro del House of Commons. La victoria no solo significará la continuación de la labor de la actual Primera Ministra, sino también el apoyo en las decisiones a tomar frente a las negociaciones. Asimismo, su discurso de ser una mujer dura durante el proceso de separación e invitar a votar por su partido para lograr un frente más integrado parece haber tenido llegada, generándole una de las aprobaciones más altas en 38 años (61%)[2].

Encontrándonos a más de un mes para que las elecciones generales den lugar, aunque no se puede tener seguridad de cuál será el enfoque político del país, se pueden analizar ciertas cuestiones que afectarían el rumbo de las negociaciones a cómo se ve mediáticamente hoy en día. Por un lado, de acuerdo a Duncan Smith, más de 1.5 millones de trabajos europeos dependen de las exportaciones que realizan al Reino Unido, por lo que se identifica un interés mutuo por la supervivencia del mercado euro-británico. Por otro lado, al no existir separación de los bienes en la Unión Europea, los temas de propiedad dificultarán el proceso de separación. Asimismo, en vista que la Agencia de medicinas europea (EMA por sus siglas en inglés) se encuentra en Londres, su re-locación costaría más de €380 millones, lo que no se ha estimado en la Cuenta Brexit. Por tanto, a pesar que este evento futuro sea un hecho sin precedente, podemos estar seguros de una cosa: la racionalidad en las negociaciones va a ser mayor a lo mostrado en los medios.

[1] https://www.bloomberg.com/politics/articles/2017-04-27/merkel-warns-against-u-k-illusions-in-hard-line-brexit-speech

[2] https://www.ipsos-mori.com/researchpublications/researcharchive/3869/Theresa-May-has-big-lead-as-most-capable-PM.aspx

Imagen: Politico Europe

Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top