COYUNTURA

Estados Unidos amenaza con intervención militar en Venezuela

Teléfono Rojo

(Reuters) – El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó el viernes con una intervención militar en Venezuela como respuesta a la crisis política en el país sudamericano, un anuncio que fue calificado como “un acto de locura” por el Gobierno en Caracas.

“La gente está sufriendo y está muriendo. Tenemos muchas opciones en Venezuela, incluyendo una posible opción militar en caso de ser necesario”, dijo Trump a periodistas.

Las autoridades venezolanas han afirmado por largo tiempo que funcionarios estadounidenses están planeando una invasión. Un general en retiro dijo a Reuters anteriormente este año que se han desplegado algunos misiles antiaéreos a lo largo de la costa del país para esa eventualidad.

“Es un acto de locura, es un acto ya de supremo extremismo”, dijo el ministro de Defensa venezolano, Vladimir Padrino, sobre la amenaza de Trump. “Hay una élite extremista que gobierna los Estados Unidos y realmente (…) no sé qué va a pasar en el mundo”, agregó en un discurso televisado.

PUBLICIDAD

En Washington, el Pentágono dijo que el Ejército está listo para apoyar los esfuerzos por proteger a sus ciudadanos y resguardar los intereses de Estados Unidos, pero que las insinuaciones del Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, sobre planes de una invasión son “infundadas”.

El portavoz del Pentágono Eric Pahon aseguró también que el organismo no ha recibido ninguna orden sobre Venezuela tras los comentarios de Trump.

Venezuela atraviesa una severa crisis política y económica, con protestas antigubernamentales en las calles que llevan más de cuatro meses y en medio de las cuales han muerto más de 120 personas.

La oposición acusa a Maduro de ser un “dictador” que pone tras las rejas a sus rivales políticos y de querer mantenerse como sea en el poder. El presidente dice que los opositores de derecha están detrás de una “guerra económica” que busca desbancarlo.

Promovidas por Maduro, las autoridades venezolanas instalaron hace unos días una Asamblea Nacional Constituyente, que tiene autoridad sobre los otros poderes del Estado, para reescribir la Constitución, en medio del rechazo de la oposición y de los cuestionamientos internacionales.

Las Fuerzas Armadas de Venezuela controlaron el domingo una rebelión militar, liderada por un capitán retirado, acción que el Gobierno calificó de acto “terrorista”.

“AMENAZA INÉDITA”

Cuando se le preguntó a Trump si fuerzas estadounidenses liderarían una operación en Venezuela, se rehusó a entregar detalles. “Nosotros no hablamos sobre eso, pero una operación militar -una opción militar- es ciertamente algo que podríamos buscar”, afirmó.

El Ejército estadounidense no ha intervenido directamente en la región desde una operación en 1994-1995 para derrocar a un Gobierno militar instalado en Haití tras un golpe de Estado en 1991.

El senador Ben Sasse de Nebraska, miembro de la Comisión de Servicios Armados de la Cámara alta, criticó a Trump. “El Congreso obviamente no ha autorizado una guerra en Venezuela (…) Nicolás Maduro es un ser humano horrible, pero el Congreso no va a votar a favor de derramar la sangre de los habitantes de Nebraska basándose en a quién ataca el Ejecutivo hoy”, sostuvo.

El ministro de Comunicación de Venezuela, Ernesto Villegas, sostuvo que la declaración de Trump es “una amenaza inédita para la soberanía nacional”.

La Casa Blanca dijo el viernes por la noche que el presidente Maduro solicitó una conversación telefónica con Trump, pero que el mandatario estadounidense solo hablará con su homólogo venezolano cuando se restablezca la democracia en el país sudamericano.

BATALLA DIPLOMÁTICA EN EL VECINDARIO

Dentro de Latinoamérica, el Gobierno de Maduro también recibió un revés el viernes cuando el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, anunció la expulsión del embajador venezolano en Lima.

En respuesta, Venezuela dijo que pidió el retiro del encargado de negocios peruano, el máximo diplomático de ese país en Caracas después de que Kuczynski retirara al embajador meses atrás, y declaró al presidente peruano “enemigo de la patria”.

En una entrevista el viernes en el marco del Reuters Latin American Investment Summit, Kuczynski llamó a Maduro un “dictador” y le pidió que dejara el poder.

Maduro, quien el jueves se refirió a Kuczynski como el “presidente estadounidense de Perú”, desafió al gobernante a reunirse para hablar sobre Venezuela con otros líderes de la región.

“No voy a reunirme con el señor Maduro, sorry”, dijo Kuczynski a Reuters. “Hay mucha gente en la cárcel, hay presos políticos, yo no tengo por qué ocuparme de lo que pasa internamente en Venezuela, pero esto tiene grandes consecuencias en otros países”, agregó.

 

Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top