CONVERSA Y PUNTO

[Entrevista] Humberto Lay: “En Lima no se hace nada frente a temas importantes”

Correo

Tras el reciente anuncio de su candidatura a la alcaldía de Lima, el pastor Humberto Lay habla con Punto y Coma sobre sus planes para su eventual gestión municipal. El líder del partido Restauración Nacional también comenta de su anterior participación política con César Acuña.

 

¿Cuáles cree que son los principales problemas de Lima?

Para mí, los dos problemas que originan todo son la falta de planificación y la corrupción. Por supuesto que la delincuencia hoy es muy grave, pero los últimos alcaldes no han asumido la responsabilidad que les compete de acuerdo a ley: que el alcalde provincial tiene que presidir el Comité de Seguridad Ciudadana. Han dicho: “Bueno, esto es el deber de la policía”. Y eso no es así. No ha habido tampoco coordinación entre los alcaldes municipales y distritales. La ciudad ha estado atomizada. Y en cuanto a la corrupción, ya sabemos qué niveles ha alcanzado dentro de la municipalidad.

¿Cree que hay corrupción dentro de la Municipalidad de Lima?

Yo prefiero no calificar. Pero veo que en la Municipalidad de Lima no se hace nada frente a temas importantes, como la fiscalización, y lo vimos en el tema de los incendios. Ahí seguramente ha corrido dinero.

¿Qué propone usted para acabar con la corrupción?

Lo primero: el alcalde debe dar el ejemplo, con una gestión transparente, a la vista y alcance de todos. Tiene que colocar gente honesta y sancionar drásticamente a quien cometa actos de corrupción. Y luego, el “gobierno electrónico”. Es la única forma de eliminar la mini corrupción que van estorbando la labor municipal.

¿En qué consistiría el “gobierno electrónico”?

En automatizar y formalizar todo el manejo de la municipalidad. Tengo entendido que hay alrededor de 120 trámites, de los cuales 25 son de alta frecuencia y solamente 4 trámites están automatizados. Yo pienso que los 120 trámites deben ser automatizados para agilizar y transparentar esos trámites. Esta red estaría sincronizada con todos los distritos.

En cuanto a la inseguridad, un alto porcentaje de victimización, ¿cómo reducir eso?

Hay que tener responsabilidad compartida con la Policía Nacional. Hay distritos que tienen muchos serenos y poca incidencia de delincuencia y viceversa. Entonces debemos uniformizar a los serenos, inclusive sus radios. Debemos aumentar el número de serenos y capacitarlos con la ayuda de la policía.

¿Está de acuerdo con que exista un solo cuerpo de serenos?

Debería ser así. Porque un sereno hoy está limitado a su distrito. Y hay comisarías que no tienen recursos, incluso no tienen agua. Ahí la municipalidad podría apoyar logísticamente. Tiene que haber mayor cooperación entre el primer responsable de la seguridad que es la policía y el segundo que es la municipalidad. Además, debemos tener una cultura de prevención del delito. Hoy solo se reprime el delito y eso no lo soluciona, solo lo contiene. Se debe trabajar con el Ministerio de Educación para reforzar los valores y el amor por la ciudad. Hay que crear también clubes distritales para los adolescentes que hoy deambulan por las calles y que la delincuencia los capta fácilmente.

Ante la ola de incendios, ¿cuál sería su política de apoyo a los bomberos?

En las zonas donde hay dificultad de conseguir agua, podríamos construir cisternas para los incendios. Lamentablemente, en Lima no hay redes de agua exclusivas para incendios. Y, por supuesto, coordinar con el Gobierno Central un apoyo a los bomberos.

Las obras de Castañeda hoy se caen a pedazos, pero ha tenido una popularidad importante porque él “hace obras”, ¿qué nos garantiza que en una eventual gestión suya no suceda lo mismo?

Yo soy arquitecto de profesión y estoy acostumbrado a planificar. En Lima no ha habido planificación. En 2004 y 2014 se han hecho grandes planes para Lima, pero nunca se hicieron realidad. Las obras que ha hecho el actual alcalde no tienen nada que ver con un plan de desarrollo urbano que apunte a futuro. El famoso by pass de 28 de julio no tiene nada que ver con el desarrollo de la ciudad. No tiene una utilidad que corresponda al costo de esa obra. Como alcalde provincial, tomaría el plan de desarrollo urbano de 2014, que es perfectible y lo revisaría para mejorarlo, pero lo usaría como base.

En algunas ciudades de Colombia, como respuesta al tráfico, se usa la medida de restricción vehicular llamada “pico y placa”, ¿cree que se puede usar esa misma estrategia en Lima?

Sí, en principio sí. Creo que es un paliativo temporal que puede ser muy útil. El “pico y placa” tendría que estar unido a un reordenamiento integral del tránsito. Una de las cosas que haría es dialogar con los transportistas y llegar a una solución. Hoy, muchas empresas de transporte son fachadas y, como cada uno es dueño de su unidad, pelean por ver quién sube más pasajeros, lo que genera accidentes. Además, podríamos racionalizar la cantidad de transporte público que hay en las vías, de acuerdo a la demanda y de acuerdo con la hora. Con los taxis es igual. Hoy hay una sobreoferta de taxis, casi 100% más que la demanda. Podemos crear un servicio municipal de taxis.

¿Se podría crear un servicio de taxis municipales que cuenten con taxímetro para evitar las negociaciones usuario – taxista?

Sí, o podríamos agrupar a un número de taxistas y crear empresas privadas que den este servicio, que saquen taxis con relación a la demanda.

¿Se arrepiente de haber formado parte de la fórmula de César Acuña en las elecciones pasadas?

Cuando conversamos, no se sabía nada de esos temas que salieron a la luz durante la campaña. Cuando se reveló esto, inevitablemente tenía que poner la prioridad en nuestros valores y nuestros principios, y renunciar a la posibilidad de ser elegido para el Congreso, porque yo pude renunciar a la fórmula sin renunciar a la lista parlamentaria y ser reelegido. Lo que hice fue desaparecer del mapa político para no dañar ni perjudicar las campañas de los otros candidatos al Congreso. Guardé silencio y debía respetar.

Ante la eventualidad de que Acuña postule al 2021, ¿usted cree que tiene posibilidades o ya está muerto en política?

En el Perú puede pasar cualquier cosa. Faltan 4 años y pueden pasar muchas cosas.

¿Cómo ve a los otros candidatos a Lima? ¿Hay alguno que le preocupe? 

No me preocupa y no me gusta hacer un cálculo político. Quiero hacer una buena campaña, creo que mis acciones anteriores me respaldan. He demostrado que se puede hacer política siendo honesto. Lo que Lima y el país necesitan es recuperar valores, más allá de ideologías y programas. El Perú necesita recuperar su dignidad como nación en cuanto a los valores. En ese sentido, estoy tranquilo. Sé que la lucha será dura y que la política en nuestro país ha decaído bastante, pero tengo la consciencia tranquila. Nadie podrá señalarme sin mentir.

Luis Enrique Baca
Estudiante de Derecho en la Universidad de Lima. Apasionado por la política y el cambio. Amante del Perú.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top