COYUNTURA

Informe: El SÍ gana en Turquía, la dictadura amplía sus poderes

Clarín

El pasado 16 de Abril, el ‘SÍ’ se logró imponer con un 51.4 % en el referéndum constitucional de Turquía, informa la Comisión Suprema Electoral. De esta manera, se pone en marcha el cambio del actual modelo parlamentario a uno presidencialista, que concentraría todo el poder en manos del actual presidente, Recep Tayyip Erdogan.

El referéndum, el cual entra en vigor en el 2019, plantea la abolición del puesto de primer ministro y la transferencia de todo el poder ejecutivo al presidente, cuyo mandato es limitado a dos periodos de cinco años. La reforma constitucional propone también, la posibilidad de disolver el parlamento o convocar elecciones anticipadas, que, de ser convocadas en el segundo mandato, permitiría que el Presidente se presente y, de ganar, podría gobernar hasta el 2034.

Asimismo, el Consejo General del Poder Judicial pasará a tener 13 miembros, 6 designados por el Presidente, quien podrá pertenecer a un partido político. Además, el Tribunal Constitucional, quien tiene la capacidad para juzgar al jefe de Estado, estará formado por 15 integrantes, 12 de ellos elegidos por el presidente.

Kemal Kiliçdaroglu, dirigente del opositor Partido Republicano del Pueblo (CHP) señaló que hubo un cambio de reglas en la votación, pues la Junta Suprema Electoral ordenó admitir como válidos votos no sellados de forma reglamentaria, por lo cual se exigirá un nuevo recuento de las papeletas.

La reforma constitucional tiene la intención de lograr una mayor estabilidad económica y seguridad, en un contexto de emergencia nacional en el que se encuentra el país desde el fallido intento de golpe de Estado el 16 de julio del año pasado, atribuido según el gobierno, a los partidarios de Fethullah Gulen, ex aliado de Erdogan y actual rival del partido islamista, que posee influencia en la burocracia, el poder judicial y el ejército, pero que algunos sospechan fue perpetuado por el mismo gobierno turco como un autogolpe con el objetivo de reprimir a la oposición.

Asimismo, el gobierno ha sufrido ataques por parte del Estado Islámico y del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (organización terrorista que lucha por la creación de un Estado kurdo), con quienes se rompió la tregua en el 2015.

Tras el golpe del año pasado, aproximadamente 50 000 personas han sido arrestadas, 100 000 han sido despedidas, y se ha purgado a más de 12 000 partidarios de las instituciones y personal del Ejército, para en su lugar colocar a islamistas leales a Erdogan.

Estos factores han causado que Turquía, hace no muchos años un país con una democracia “decente”, en la cual Erdogan logró controlar la inflación y la economía, e hizo la paz con los kurdos, se convierta en un país con un gobierno autoritario con concentración de poderes donde se controla los medios de comunicación, intimida a la población y reprime la oposición.

Asimismo, la situación de emergencia ha significado un golpe para el turismo, y sumado a la mala gestión, ha resultado en un país dividido y en peligro. Para los que votaron por el SÍ, el presidencialismo traerá estabilidad económica y permitirá combatir el terrorismo de forma más efectiva. Por el contrario, la oposición considera que el referéndum representa un ataque más a la democracia que espantará inversores y afectará el crecimiento económico.

Sergio García
Estudiante de Educación Primaria de la PUCP. Actual miembro de la organización de voluntariado “Educadando”. Sueña con construir y compartir sus ideas con toda la sociedad. Amante de la música, el conocimiento y la vida saludable.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top