COYUNTURA

Editorial: La burbuja estalló

Imagen: Ojo

Hace un año todo el Perú pedía que Kuzcynski diera un paso al costado. Su gobierno fue torpe y tropezó sin poder recomponerse. Martín Vizcarra fue un respiro que duró 13 meses. Ver rostros nuevos en la política nos deja en incertidumbre pero con una esperanza que siempre se hace presente, un optimismo residual ante las situaciones adversas.

Martín Vizcarra fue aquello, un tiempo pasajero en el que nuevamente pudimos creer en el cambio y las mejoras a nivel social, judicial, económico y político. Hoy la burbuja ya estalló, el letargo culminó y “se acabó el recreo” (como solía decir PPK en sus spots políticos).

Los cuestionamientos de su relación con Odebrecht, las dudas sobre el ex primer ministro César Villanueva y las bajas expectativas con Salvador Del Solar no auguran el mejor de los escenarios para el presidente.

El gobierno de Vizcarra, al depender de la aprobación popular, no podía arriesgarse a que César Villanueva se convirtiera en el hongo que acabaría con la estabilidad. Sin embargo, el mensaje de su salida —a interpretación propia— fue claro: “me voy para no hundir el barco con mi imagen mediática trastocada”.

Esto da a entender que el gabinete ministerial es endeble si su mandamás también lo es. Esto recayó en la popularidad del presidente y los números en su aprobación lo demuestran. Luego, la decisión de tener a Del Solar como premier fue cuestionada desde todos los rincones. Los 46 votos a favor de otorgarle la confianza en el Congreso son una muestra clara de que apoyo es lo que más le falta.

Lo irónico es que Salvador Del Solar es reconocido por sus habilidades comunicativas; no obstante, estas son las que le juegan en contra. Y todo por haber emitido opiniones impopulares en un momento en el gobierno necesita ganarse el cariño del público una vez más.

Los discursos edulcorantes dejaron de surtir efecto. La población no ve resultados claros en lo que lleva Vizcarra en el puesto. Nos ofreció menos de lo que en realidad podía lograr.

Esperamos que la mala racha del presidente termine y pueda encaminar el país hacia un bicentenario sin demasiadas preocupaciones. Quizás el verdadero obstáculo del Ejecutivo no fue el Legislativo y la dominancia de Fuerza Popular, sino el mismo presidente de la República y su falta de asertividad.

Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top