COYUNTURA

Opinión: Poblaciones locales y desarrollo sostenible

Serpar

Escenario típico: una ONG, financiada por la cooperación internacional u otro organismo multilateral, impulsa una iniciativa de, dígase, desarrollo económico local, turismo vivencial, etc. con el objetivo de mejorar las condiciones sociales, productivas y/o ecosistémicas de determinada población asentada, en un territorio rural, pobre y olvidado o desatendido por el Estado. La ONG planifica-participativamente con la población local-, organiza y financia-parcialmente-la iniciativa en cuestión, pero ¿quiénes son realmente los artífices de la sostenibilidad de esa iniciativa a nivel local? Y ¿qué implicancias trae esto consigo?

En primer lugar, es importante entender la narrativa de desarrollo sostenible, que manejan las entidades que financian o proponen las intervenciones, lo cual básicamente enviste al beneficiario sujeto de la acción de una serie de herramientas o capacidades técnicas para la mejora o eficiencia de la agro productividad, por ejemplo- o incluso por el lado de las habilidades blandas, como es el caso del liderazgo comunal, entre otros tipos–. El poblador local, envuelto en aquella dinámica, debería tener todo lo necesario para asegurar la sostenibilidad de la iniciativa de desarrollo en cuestión. Sin embargo, existen externalidades que resultan muy perjudiciales en estos casos, como es el accionar de los gobiernos locales y la interacción que las autoridades tienen con el conjunto de la población, que en varios casos de la realidad, pobre, rural y alejada del Perú, cuenta aún con organizaciones locales, como son las comunidades campesinas. En esta variante del escenario, en la que debe haber coincidencias armoniosas entre las visiones del desarrollo local de la comunidad campesina y la del gobierno local, la interrogante respecto de las implicancias de la responsabilidad de las poblaciones locales sobre su propio desarrollo, resulta capital y compleja.

Lo anterior implica que la población beneficiaria debe negociar con sus propias autoridades qué es o no lo mejor para ellos mismos, lo cual termina contradiciendo el sentido o propósito participativo inicial que tuvo la iniciativa de desarrollo. Es decir, las herramientas de empoderamiento de la población local pueden tornarse obsoletas, ante las dinámicas de negociación local de sostenibilidad, las cuales tienden también a estar enraizadas en choques de poderes locales. De esta forma, otra consecuencia es situar la totalidad de la responsabilidad sobre las poblaciones locales, pues se asume que están siempre en una posición de poder respecto de sus propias autoridades locales, cuando ello no sucede todo tiempo, sino que por lo contrario, es también una posición o un rol negociado constantemente.

Repensar el rol de los beneficiarios en iniciativas de desarrollo sostenible local implica ponderar no solo las potencialidades productivas o ecosistémicas del territorio, sino también el sentido y la responsabilidad de los artífices de su propia sostenibilidad, respecto de las dinámicas de gobierno local, la gestión de sus recursos naturales y, sobretodo, su propio bienestar.

Gonzalo Ríos
Mis amigos me dicen ‘G.R.’ y me gusta emitir opiniones desde mi colección de datos diversos y accesorios.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top