COYUNTURA

Cuando la política se mezcla con el humor: El boom de los Late Night Shows

En el 2015, el anfitrión de un Late Night Show con más rating era Jimmy Fallon, que seguía la misma ideología de su mentor, Jay Leno, de mantener sus ratings altos tratando de no molestar a nadie. Lo contrario ocurrió en el 2016, cuando los ratings de Jimmy empezaron a bajar y aquellos de su competencia, Stephen Colbert, empezaron a subir aceleradamente. Esto se dio por dos razones: (1) Estos shows que se dan a altas horas de la noche, por eso su nombre Late Night, han empezado a desplazar a otros medios tradicionales, como la BBC o CNN como los proveedores principales de noticias; y (2) En una entrevista entre Jimmy Fallon y Donald Trump, Jimmy seguía tratando no incomodar a nadie y, por ende, evitó temas como los comentarios sexistas de Trump o sus comentarios sobre los mexicanos.

El fenómeno de los Late Night Shows es generado porque las cadenas tradicionales de noticias no saben cómo o no pueden retratar las noticias ocasionadas por los nuevos discursos políticos que son más populistas. Por ejemplo, la presidencia de Donald Trump tiene comentarios bastante efusivos, entonces cuando un anfitrión de un Late Night hace un monólogo casual de un ‘tweet’ de Trump comparado con CNN, que trae comentaristas demócratas o republicanos para discutir el mismo tweet, los televidentes prefieren a aquel que trata al ‘tweet’ como lo que realmente es, algo superficial.

Claro, este fenómeno también trae otros problemas. Estos anfitriones, ya sean Jimmy Kimmel, John Oliver o Bill O’reilly, no son periodistas profesionales y su trabajo no es serlo, estos anfitriones presentan sus opiniones y solo relatan aquellas noticias convenientes para sus discursos.

El cómo presentar equivocadamente una noticia se dio con el tema de las acusaciones sexuales a varios miembros de la comunidad de Hollywood. Como cuando salieron acusaciones de acoso sexual hacia famosos comediantes como Louis CK y Al Franken, también representante de Minnesota. Si bien todos estos anfitriones hicieron monólogos con Harvey Weinstein, Brett Ratner o Roy Moore, su respuesta a aquellos que también están en su esfera de comedia dejó mucho que desear.

Al Franken es un comediante que inició su carrera en Saturday Night Live, al igual que Eddie Murphy o Seth Meyers y es una voz liberal en el congreso. Louis CK trabajó como guionista junto con Stephen Colbert. Este último hizo un monólogo mencionando brevemente a Louis CK, expresando su asco, pero su tema central fue la presidencia de Trump, y, luego, lanzó un tweet el 20 de noviembre haciendo una broma hacia Al Franken.

Claro, hubo excepciones que si dieron más tiempo como Trevor Noah quien hizo un segmento sobre Al Franken en The Daily Show, pero la que más dio en el clavo fue Samantha Bee quien dijo que “la comunidad [de comediantes] debería expulsar a sus propios horripilantes”. Es claro, que estos programas seguirán ganando popularidad, sin embargo, no debe perderse la importancia de los medios tradicionales de noticias.

Carlos Neyra
Estudiante de Derecho con mención en Ciencias e Ingeniera. Ha sido miembro junior de Consultoría Externa y Desarrollo, y es parte del Equipo de Preparación del equipo Peruvian Universities
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top