COYUNTURA

Crónica: Protestas sin solución en Haití

Imagen: CNN Español

Haití viene atravesando un momento convulsionado desde el pasado 7 de febrero, día en que iniciaron las protestas en la capital, Puerto Príncipe, en contra del presidente Jovenel Moise. Estas se dan en un contexto de grave crisis económica y política, con denuncias por la inflación, el alto costo de vida y la falta de electricidad derivada de la escasez de gasolina.

Además, los opositores exigen que el gobierno rinda cuentas sobre el uso de 3800 millones de dólares provenientes de Petrocaribe, un programa de asistencia entre Venezuela y distintos países del Caribe. Hasta el momento se registran nueve muertos y decenas de heridos, y la población exige la renuncia de Moise.

Si bien las protestas datan desde julio del año pasado, han ido aumentando en intensidad a causa de los graves casos de corrupción derivados de Petrocaribe. Este fue creado en el 2005 por el entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez, como una alianza petrolera con algunos países del Caribe. El mismo consistía en la venta subvaluada de petróleo a cambio de apoyo político.

El Tribunal de Cuentas presentó, a fines de enero, un informe en donde identificaba irregularidades en las finanzas de este proyecto en Haití entre el 2008 y 2016. Una suma de 3800 millones de dólares, producto de la liberalización de fondos por la venta de petróleo subvaluado, no estaría registrada y se encontrarían involucrados 15 exministros y actuales funcionarios.

A pesar de que los disturbios ya dejan un saldo de nueve muertos, decenas de heridos y saqueos generalizados, el presidente Moise se niega a renunciar. El 15 de febrero anunció que no permitiría que el país quedara en manos de “grupos armados y narcotraficantes”. El último fin de semana, las tensiones parecieron calmarse varios comercios pudieron abrir.

En ese contexto, el primer ministro, Jean-Henry Céant (a quien también le exigen su renuncia), informó que el gobierno reducirá sus gastos en un 30%, se reunirá con el sector privado para tratar el incremento del salario mínimo e intensificará la investigación sobre Petrocaribe. Aun así, los opositores siguen insistiendo en que ambos dimitan; incluso, la Cámara de Diputados rechazó el presupuesto gubernamental.

La reacción internacional no se ha hecho esperar. Entidades como El Core Group, la Unión Europea y la OEA llaman a un diálogo entre los actores políticos que solucione la crisis. La Comunidad del Caribe (CARICOM) emitió un comunicado en el que expresa su preocupación por la actual situación de Haití.

Por su parte, Estados Unidos ha retirado a su personal diplomático “que no es de emergencia” y Canadá cerró su embajada en Puerto Príncipe. Ambos países advierten a sus ciudadanos que no viajen a la región.

Los días pasan y la situación no parece mejorar. Las protestas continúan siendo convocadas y los pedidos de renuncia tampoco disminuyen. Siendo el país caribeño la nación más pobre del continente occidental, con un 41% de la población desempleada y un 60% forzada a vivir diariamente con menos de dos dólares, se espera que el conflicto termine pronto y deje de causar tantos perjuicios humanos y económicos.

Kevin Rivera
Estudiante de Literatura Hispánica en la Pontifica Universidad Católica del Perú. Apasionado del cine, el teatro y la literatura, además de poseer un gran interés por la coyuntura nacional e internacional.
1 Comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

1 Comment

  1. Like

    Febrero 21, 2019 at 4:18 am

    Like!! Really appreciate you sharing this blog post.Really thank you! Keep writing.

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top