COYUNTURA

Análisis: A todo o nada: La invitación entre Coreas

Ayer, 10 de febrero de 2018, la relación entre la República de Corea y la República Popular Democrática de Corea se vuelve a manifestar en el contexto internacional; aunque en este caso no fue motivada por una amenaza de guerra o ataque militar. El nuevo acercamiento entre estos dos países se manifiesta por medio de una invitación de visita diplomática hacia Pyongyang, dirigida al presidente de la República de Corea, Moon Jae-in; la cual, podría ser la primera negociación bilateral en más de una década entre jefes de gobierno de ambos países.

La invitación redactada a mano, que puede ser el inicio de un diálogo y también el fin de las tensiones nucleares entre ambas Coreas; fue entregada por la hermana del actual presidente norcoreano, Kim Yo-Jong. Esta reunión entre el presidente surcoreano y la hermana del líder norcoreano se llevó a cabo en el palacio presidencial en Seúl, sede que lleva este año los Juegos de PyeonChang 2018 o denominados también Juegos de Invierno. Asimismo, ambas figuras, de Kim Yo-Jong y del jefe ceremonial norcoreano, Kim Yong-nam, constituyeron la más elevada delegación de la República Popular Democrática de Corea en territorio surcoreano, luego de la Guerra de Corea (desde 1953).

Se debe recordar que solo se han realizado dos cumbres de jefes de Estado de las dos Coreas; ambas en Pyongyang (2000 y 2007 respectivamente) durante el decenio de la llamada era de “la política del sol”, que marcó la etapa del augue en acercamiento hasta la fecha entre los dos países. Aunque, un nuevo, verdadero y solido diálogo se puede manifestar entre las Coreas, desde el otro lado del mundo se manifiesta la postura occidental, centralizada en Estados Unidos. El gobierno del actual presidente estadounidense, Donald Trump; refleja una preocupación de que el gobierno surcoreano no reaccione ni pueda defender sus intereses ante una encarcelación de la propuesta diplomática de Corea del Norte.Tomando como antecedente la propuesta de un acercamiento bilateral, nos remontamos a las campañas electorales de Moon Jae-in, que antes de ser jefe prometió a la nación surcoreana un acuerdo pacífico con Corea del Norte.

El gobierno surcoreano comienza a atravesar el mayor reto diplomático; debido a que, su promesa de negociación como lo planteo en su proceso de campaña, se puede ver sofocado por seguir cooperando y ser del agrado de su más cercano aliado en este conflicto de Coreas: Estados Unidos. La posición de Corea del Sur se centra en una comunicación (obligatoria) pacifica o en el continuo camino del conflicto nuclear entre Coreas.

Christopher Alvarado
Estudia Ciencias Políticas y Sociología en la Universidad Carlos III de Madrid, España. Sus intereses son la política, los voluntariados, el teatro y los debates en Modelo de Naciones Unidas.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top