COYUNTURA

Análisis: ‘Sembramos agua’, la propuesta natural de Sedapal

Gonzalo Ríos

El Servicio de Agua Potable y Alcantarillado de Lima (Sedapal), la Entidad Prestadora del Servicio de Saneamiento-EPS de Lima, implementará el Programa de Mecanismos de Retribución por Servicios Ecosistémicos-MRSE en las cuencas del río Rímac, Chillón, Lurín y Mantaro – “Sembramos Agua”. Esto se inscribe dentro de un marco legal con dos normativas clave: la Ley de Mecanismos de Retribución por Servicios Ecosistémicos-MRSE N°30215, impulsada por el Ministerio del Ambiente (Minam) el 2014; y la Resolución del Consejo Directivo de la Superintendencia Nacional de Servicios de Saneamiento (Sunass) N°022-2015-SUNASS-CD.

Mientras que la Ley de MRSE y su reglamento definen y delimitan el espectro de los servicios ecosistémicos, la resolución de SUNASS dispone de la creación de una reserva a partir del 1% de los ingresos totales facturados, por los servicios de agua potable y alcantarillado, para la retribución por servicios ecosistémicos.

Los MRSE se definen como los “[…] esquemas, herramientas, instrumentos e incentivos para generar, canalizar, transferir e invertir recursos económicos, financieros y no financieros, donde se establece un acuerdo entre contribuyentes y retribuyentes al servicio ecosistémico, orientado a la conservación, recuperación y uso sostenible de las fuentes de los servicios ecosistémicos”[1]. Esto es, a través de la delimitación de una interacción económica, entre retribuyentes y contribuyentes, en el marco de proyectos “verdes”, se protege o conserva un ecosistema y se le da valor económico al servicio ambiental que provee.

El programa ‘Sembramos Agua’, que se suma a iniciativas exitosas previas como la de Moyobamba en el departamento de San Martín, parte de un problema alarmante y patente: existe una disminución progresiva de la oferta natural, en cantidad y calidad para consumo humano, en las ciudades de Lima y Callao. El ámbito del programa es de más de 9.600 km2 y tendrá como objetivo principal identificar y priorizar la implementación de proyectos de MRSE que protejan o conserven los ecosistemas, para generar servicios ambientales, de manera que consiga hacer efectiva la sostenibilidad de la gestión del agua desde las propias fuentes naturales.

Para alcanzar esa sostenibilidad, será también muy importante la participación activa de las 79 comunidades campesinas que habitan en la parte media y alta de las cuencas.

¿Qué significa todo esto para la población de Lima Metropolitana? Que la institución reguladora del servicio de agua y saneamiento y la empresa prestadora del servicio coinciden en la importancia de proteger la oferta natural desde las fuentes naturales de agua. Los limeños, a través del pago de su tarifa de agua, contribuyen a que la provisión del servicio del que son sujeto, enmarcada en esa gestión sostenible.

Las visiones de este tipo de iniciativas no solo se alinean con un paradigma de gestión sostenible de los recursos naturales, sino que también promueven una visión compartida del liderazgo político necesario, por parte de las instituciones del Estado. Así, se alcanzará la sostenibilidad de la gestión de los recursos naturales de los que todos nos vemos beneficiados y que, al mismo tiempo, todos somos responsables de cuidar y preservar.

 

[1] Ley de Mecanismos de Retribución por Servicios Ecosistémicos N° 30215. Artículo 3, inciso c).

Gonzalo Ríos
Mis amigos me dicen ‘G.R.’ y me gusta emitir opiniones desde mi colección de datos diversos y accesorios.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top