COYUNTURA

Análisis: Recorte de presupuesto de USA en las Naciones Unidas

El 2017 ha sido un año controversial para la administración del presidente de los Estados Unidos de América, Donal Trump, y la organización internacional de las Naciones Unidas (ONU). Tras la salida de los Estados Unidos de América de importantes acuerdos internacionales como el “Tratado de Paris” (concerniente a medidas para combatir el calentamiento global y el cambio climático), el acuerdo promovido por la ONU para el establecimiento de derechos internacionales para los inmigrantes (pues se alegó que iba en contra de su política interna de inmigración), y el reciente reconocimiento de la ciudad de Jerusalén como la capital de Israel el pasado 6 de diciembre, es claro que Estados Unidos ha tenido un año con diversas decisiones polémicas en el ámbito internacional (respecto a la ONU); decisiones altamente debatidas, apoyadas por unos y rechazadas por otros.

De tal manera, el domingo 24 de diciembre (en vísperas de las fiestas navideñas), la embajadora permanente de los Estados Unidos a la ONU, Nikki Haley, anunció un golpe a las finanzas de la organización: el recorte del presupuesto anual que brinda su país a la ONU en 285 millones de dólares (para el periodo 2018-2019). Es decir, 85 millones de dólares por encima del recorte de 200 millones anunciado el pasado octubre por las noticias de la ONU (el cual fue reconocido por el secretario general de la ONU, Antonio Guterres). El presupuesto total con el que cuenta las Naciones Unidas para operar es de aproximadamente 5.5 billones de dólares, y la contribución total de los Estados Unidos de América es mayor que la de cualquier otro estado miembro (aproximadamente de 3.3 billones); sin embargo, el comité administrativo y de presupuesto de la ONU todavía no ha evaluado el impacto que tendrá este recorte en las operaciones de la organización.

En cuanto a las declaraciones de Nikki Haley, la embajadora estadounidense afirmó que los motivos del recorte presupuestario se debían a que “el gobierno americano no dejaría que se aprovechen de la generosidad de sus ciudadanos”. Asimismo, cabe recalcar que el presidente Donal Trump hizo campaña electoral en parte prometiendo el recorte de gastos por parte de los Estados Unidos en el extranjero (lo que incluye a la ONU). No obstante; los recortes probablemente no terminen aquí, pues Nikki Haley también ha mencionado que se buscarán futuras disminuciones al presupuesto de la ONU, en lo que la embajadora afirma será un camino para incrementar la eficiencia de la organización mientras se protegen los intereses de su país. Además, cabe recalcar que Trump ha solicitado que el presupuesto de los Estados Unidos a la ONU se reduzca en 50% para marzo del próximo año, por lo que aún queda por verse en que áreas de la organización se harán los recortes. La gran interrogante ahora es, ¿cómo evolucionará la relación de los Estados Unidos con la comunidad internacional a partir de los recientes sucesos?

Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top