COYUNTURA

Análisis: ¿Qué sucede en Guatemala?

Imagen: Prensa Libre

Escrito por: Miguelángel Curo

Cuando el Papa Francisco llegó al país, hace ya un año, se hizo una pregunta “¿Qué pasa en el Perú que todos los presidentes terminan sus mandatos y van presos?”, Si aquí cinco de nuestros exmandatarios (Fujimori, Toledo, García, Humala y Kuczynski) tienen procesos judiciales, en otro país latinoamericano, Guatemala, sucede exactamente lo mismo. Cinco de sus gobernantes, incluyendo el actual, se enfrentan a graves acusaciones de corrupción. Uno de ellos ya está en la cárcel, otro con impedimento de salida y uno fugado en el extranjero gracias a un asilo político. ¿Les parece conocida la historia?

Guatemala vivió durante muchos años una cruenta guerra civil que al culminar derivó en una repartija de poder en las sombras por parte de militares, paramilitares, guerrilleros y mafias organizadas que pretendían impulsar la impunidad desde el gobierno. No es de extrañar que la sentencia por genocidio contra el dictador Efraín Ríos Montt, en cuyo gobierno de facto se asesinó a 25 mil indígenas, fuese anulada por una corte guatemalteca. Ríos Montt murió en libertad hace un año.

En el 2006 el expresidente Óscar Berger solicitó ayuda a la ONU para poner en funcionamiento una comisión que con personal y cofinanciamiento externo investigue los casos de corrupción en las altas esferas del gobierno. Así se crea la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala conocida como CICIG.

El rol de la CICIG ha sido clave para llevar a los juzgados a personalidades de la política, el ejército y el empresariado guatemalteco. Como nunca antes, los ilustres y poderosos eran citados por la justicia y condenados a prisión. A la fecha cerca de 700 personas han sido procesadas y más de 300 han tenido condena efectiva. Todo un logro en un país donde la criminalidad estaba enquistada a nivel estructural.

Los peces gordos

El impopular expresidente, Jorge Serrano Elías, imitó a Alberto Fujimori disolviendo el Congreso, cerrando las cortes nacionales y censurando a medios opositores en 1993. El autogolpe guatemalteco no tuvo apoyo popular y no se plegaron a él las fuerzas armadas por lo que tuvo que dejar el cargo a su vicepresidente. Viajó a Panamá donde vive asilado.

Al expresidente Alfonso Portillo se le investigó por desviar 500 millones de dólares de las arcas nacionales a cuentas particulares. Huyó y fue extraditado desde México a pedido de la CICIG. Finalmente cumplió condena en Estados Unidos por lavado de activos, delito del que salió bien librado con un año de prisión tras declararse culpable.

Álvaro Colom es investigado por la CICIG por presuntamente haber organizado una estructura de corrupción en el gobierno junto a su Secretario de Presidencia, su cuñada y un militante de su partido asesinado en el 2010. El expresidente se encuentra con arresto domiciliario luego de admitir que conocía y toleraba estos actos bajo su administración.

Otro expresidente, Otto Pérez Molina, cumple prisión preventiva luego de que la fiscalía y la CICIG destaparon el caso “La línea”, una red de corrupción aduanera, mediante la cual grandes empresas importadoras podrían beneficiarse ilícitamente tras negociar por vía telefónica con altos mandos gubernamentales. Actualmente también hay investigaciones sobre sus nexos con Odebrecht.

El actual presidente Jimmy Morales llegó al poder con el lema “ni corrupto, ni ladrón”. La relación entre el presidente y la CICIG se resquebrajó luego que se sindicara a su hijo, José Manuel Morales, y a su hermano, Samuel Morales, como parte de una red de corrupción que emitió facturas fantasmas al Estado. Actualmente se le investiga por el ingreso de dinero ilícito en su campaña presidencial al no declarar un millón doscientos mil dólares.

Morales ha expulsado a la CICIG que contaba con un 70% de aprobación popular y recientemente ha decidido dar por concluido unilateralmente el acuerdo con la ONU que creaba a la comisión, algo a todas luces inconstitucional y que probablemente no será aceptado por la Corte de Constitucionalidad guatemalteca.

En medio de las protestas masivas contra el mandatario, una prensa hostilizada por el gobierno y la desacreditación del Ministerio Público por parte del régimen, los organismos internacionales ven con preocupación lo que sucede con la presidencia guatemalteca cada vez más próxima a la ilegalidad.

1 Comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

1 Comment

  1. Al Paddio

    Febrero 22, 2019 at 2:52 pm

    Thank you for the good writeup. It in fact was a amusement account it. Look advanced to far added agreeable from you! By the way, how could we communicate?

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top