COYUNTURA

Análisis: Los avances de Perú para la Agenda 2030

Mónica Suarez - PNUD Perú

Este martes 18 de julio, el Perú presentará su primer Informe Nacional Voluntario (INV) sobre los avances en la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Y, ¿por qué debería importarnos?

Por un lado, porque es un compromiso político asumido por el país para poner a las personas en el centro del desarrollo, mirar más allá de los promedios nacionales y asegurarse de que nadie se quede atrás de una vida en prosperidad, paz y armonía con la naturaleza. Por otro lado, reconoce la necesidad de dejar de pensar al desarrollo en compartimentos estancos. La Agenda 2030 y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son integrales y conjugan la dimensión social, ambiental, económica e institucional de la vida humana; se reconocen como interdependientes e indivisibles.

Y, ¿cuál es el estado de situación de Perú en la implementación de esta agenda?

El INV da cuenta de tres grandes ejes de avances. En primer lugar, bajo el liderazgo del Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (CEPLAN), el Estado peruano ha iniciado la actualización de políticas y planes sectoriales con objetivos y metas hacia el 2021, pero con una perspectiva al 2030.

En segundo lugar, se ha iniciado la construcción de una visión concertada de futuro del país al 2030 que servirá como punto de partida para la elaboración del nuevo Plan Estratégico de Desarrollo Nacional, que reemplazará al Plan Bicentenario. Para ello, el CEPLAN ha elaborado una propuesta de imagen de futuro del Perú que no solo deberá ser construida de forma participativa, sino que, por mandato de ley[1], deberá ser compartida y concertada, proceso que se alcanzará en el Foro del Acuerdo Nacional.

En tercer lugar, el Instituto Nacional de Estadística e Informática ha desarrollado una plataforma interactiva en línea[2] que permite dar seguimiento al cumplimiento de la Agenda 2030. A la fecha, de los 241 indicadores asociados a las metas de los ODS, 110 ya están disponibles con línea de base.

¿Qué desafíos quedan por delante?

Si bien el INV aborda los esfuerzos para integrar la Agenda 2030 al proceso de planeación del desarrollo, queda pendiente determinar cómo se inserta en las demás etapas del ciclo de políticas públicas. Aquí será esencial promover mecanismos para la evaluación de la contribución de los esfuerzos del Estado y de otros sectores de la sociedad, para alcanzar las metas trazadas, un trabajo que va más allá del monitoreo de indicadores.

Para realmente cumplir con el compromiso de no dejar a nadie atrás, se requerirá fortalecer la desagregación de data y asegurar la calidad de los datos provenientes de los registros administrativos. Pero más importante aún resulta esencial promover el uso de la información disponible por la sociedad civil y el Estado, y que esta información sirva para tomar mejores decisiones. Un insumo clave para esto será la información que se genere a partir del Censo de Población y Vivienda a desarrollarse este año[3].

Descargue aquí el primer Informe Nacional Voluntario: https://goo.gl/xwgGpP

[1] Decreto Legislativo N° 1088, Art.4.

[2] http://webinei.inei.gob.pe/ods/

[3] http://www.puntoycoma.pe/coyuntura/analisis-censo-2017-la-potencia-de-la-autoidentificacion/

Alonso Flores
Bachiller en Sociología por la PUCP, con estudios de posgrado en la Escuela de Gobierno y Políticas Públicas de la misma universidad. Cinco años trabajando temas de desarrollo, derechos humanos, análisis político y cooperación internacional. Un optimista cauto.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top