COYUNTURA

Análisis: El G7 en jaque por Estados Unidos

El grupo de países más industrializados, el G7, conformado por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido; se reunió entre el 08 y 09 de junio en Quebec (Canadá), con el fin de acordar negociaciones frente a una disputa arancelaria y otros temas de carácter económico.

El rey negro en el tablero

La reunión del G7 ha reflejado la creciente discrepancia en el bloque occidental. El tradicional líder de este grupo, Estados Unidos, llegó con un marcado distanciamiento del resto de países por su ruptura unilateral del pacto nuclear con Irán, la salida del Acuerdo de París contra el calentamiento global y las crecientes tensiones comerciales.

Estados Unidos ha usado el argumento de la seguridad nacional para subir los aranceles a sus productos en estos últimos meses y su presidente, Donal Trump, ha declarado la guerra al déficit comercial. Este país importa de otros  mucho de más de lo que exporta, y este desequilibrio, que sumó 556.000 millones de dólares (472.500 millones de euros) el año pasado. Lo atribuye a unos acuerdos comerciales injustos y les culpa de la pérdida de empuje fabril de la economía. En este contexto, el pasado junio activó unos aranceles al acero (25%) y al aluminio (10%) procedente de Canadá, México y la Unión Europea. Los afectados respondieron con represalias equivalentes, fomentando el auge de tensión diplomática que ha plasmado esta reunión.

¿Rusia se mete al juego?

En el primer día, 08 de junio, Donald Trump hizo hincapié en la propuesta del regreso de Rusia al grupo, que fue expulsada en 2014 por la anexión ilegal de Crimea en el marco de la crisis de Ucrania. El nuevo primer ministro italiano, Giuseppe Conte, fue el único que se posicionó a favor de la propuesta. No obstante, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, rechazó la idea.

Esta manifestación parece haber sido una táctica deliberada de Trump para desorientar la atención sobre su “guerra de declaraciones” con el resto de los miembros del G7 sobre el comercio y el proteccionismo.

Jaque mate

El G7 coincidió principalmente en que el comercio “libre, justo y mutuamente beneficioso es un motor clave para el crecimiento y el trabajo”, según el comunicado final proclamado por la cumbre realizada en la localidad canadiense de Charlevoix (Quebec).

Fue capaz  de consensuar un comunicado en el que acuerdan reducir aranceles y subsidios de forma genérica, y se comprometían a modernizar la Organización Mundial del Comercio (OMC). Macron como Trudeau afirmaron que el consenso incluía a la Administración de Trump. El texto recoge alguna demanda estadounidense, como el calificativo de “recíproco” para el libre comercio, además de “equitativo”. Finalmente, el presidente francés confirmó que la próxima cumbre del G7 se desarrollará en Biarritz.

Sin embargo, Trump ha rechazado la declaración conjunta y ha amenazado con el aumento de aranceles. Las negociaciones con el rey negro de esta partida han sido escasas, debido a su  corta estancia, la cual ha sido motivada por la necesidad de preparar su histórica cumbre con el líder norcoreano Kim Jong-un, con quien espera pactar la desnuclearización de la península en Singapur. Estados Unidos al no haber cedido en esta última reunión del G7, quién sabe lo que pasará la otra semana con Corea del Norte.

Christopher Alvarado
Estudia Ciencias Políticas y Sociología en la Universidad Carlos III de Madrid, España. Sus intereses son la política, los voluntariados, el teatro y los debates en Modelo de Naciones Unidas.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top