COYUNTURA

Análisis: ¿Cuándo nos dimos cuenta que Sendero era un problema en Lima?

Fuente: RPP

Muchos historiadores sostienen que el terrorismo en el Perú nace en la década del ochenta como un pequeño grupo subversivo agrícola o abigeos (como los denominaron en ese entonces), por lo cual las autoridades de esa época no le dieron importancia. Pasados pocos años esos “abigeos” volvieron incontrolable la situación de violencia en el sur del Perú pero la capital seguía intacta y la población acomodada económicamente de esta pareció no darle darle la más mínima importancia. Analizaré desde dos episodios la época del terror en nuestro país y cómo el terrorismo hizo sentir su presencia en la sociedad limeña, estos serán el sangriento atentado de Tarata y el particular caso de Maritza Garrido Lecca.

Atentado de Tarata: Un 16 de Julio de 1992, el terror se apoderó de Lima e hizo reflexionar a los ciudadanos limeños sobre la verdadera situación del país. Un antenado al edifico ¨Tarata¨ en el corazón de Miraflores, dejó 25 muertos y grandes pérdidas materiales pero igual de importante que lo anterior, dejó a los limeños con un resaca de terror, lo cual los hizo sentir que el peligro estaba más cerca que nunca y que todo el Perú se debía unir para luchar contra el mal. Como suelen decir  “no te duele hasta que te toca” y esto le sucedió a Lima.

Desde Tarata podemos denotar que un atentado que generó  unión en el  Perú para luchar contra el terrorismo, ahora veremos el caso contrario, cómo Sendero Luminoso unió a sus filas a personas con una estable situación económica como el caso de Maritza Garrido Lecca.

Maritza Yolanda Garrido Lecca: Nació en un hogar privilegiado, bailarina de oficio y educadora  de profesión y con una vida exitosa por delante. Sin embargo, su destino fue el que nadie esperaba, ella asimiló las ideas del pensamiento Gonzalo como ninguna otra y se volvió una pieza indispensable en Sendero Luminoso, tanto así que la casa en la que capturaron a Abimael Guzmán funcionaba un taller de danza manejado por ella. El destino de Maritza Yolanda fue el que nadie esperaba, terminó en la cárcel condenada por delitos de traición a la patria. Su sentencia fue anulada en el 2002 y se le condenó por agravio grave de terrorismo además se le traslado al penal de Chorrillos, del cual ya fue liberada.

Los limeños se demoraron en darse cuenta de la verdadera magnitud del terrorismo en nuestro país y lo hicieron en el momento en el que este ya se empezaba a acorralarlos. Felizmente lo hicieron a tiempo y se pudo acabar con uno de los episodios más funestos de nuestra historia.

Gianluca Chiappe Saldaña
Apasionado de los libros, la historia, la política y el futbol.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top