COYUNTURA

Alan García explica en una carta las razones de su suicidio

Durante el homenaje de despedida al expresidente, una de sus hijas leyó la última misiva escrita por él antes de suicidarse.

Durante el último día de velorio  al expresidente Alan García, una de sus hijas, Luciana García Nores, leyó una carta inédita del aprista en el Aula Magna de la “Casa del Pueblo”. En ella, buscaba recalcar su labor histórica como dirigente del partido de la estrella y los constantes “ataques” con los que tuvo que lidiar a lo largo de su carrera política. Además, trataba de justificar la decisión que tomó y se refirió a su familia.

En representación de sus hermanos, Luciana García habló del accionar de su padre como uno de “valentía y dignidad”. También lo señalaron como “gran maestro” y que “el tiempo y la verdad le darán el lugar en la historia que merece”.

De entre sus hijos, destacan los mensajes de la periodista Carla García, quien en sus redes sociales agradeció a los compañeros y amigos de su padre por el afecto que le dieron. “Él vivía para ustedes. A él todo lo que quise y respeté, se lo dije en vida”, sentencia.

 Por otro lado, Federico Dalton, el menor de los García, causo polémica el día de ayer por negarle la entrada al velorio al expresidente Ollanta Humala. Consultado por la prensa, señaló que no permitiría que alguien que les hizo tanto daño a su familia y a su padre se presentara ante su féretro. “¿Qué mensaje crees que le das a los partidarios apristas?, le preguntaron. “Fuerza”, respondió.

Los restos serán trasladados de la sede del APRA en la avenida Alfonso Ugarte al cementerio Mapfre de Huachipa a las 11:00 a.m. La cremación está programada para las 2:00 p.m., en una ceremonia privada.

Aquí la carta completa:     

“Cumplí la misión de conducir el aprismo al poder en dos ocasiones e impulsamos otra vez su fuerza social. Creo que esa fue la misión de mi existencia, teniendo raíces en la sangre de ese movimiento.

Por eso y por los contratiempos del poder, nuestros adversarios optaron por la estrategia de criminalizarme durante más de treinta años. Pero jamás encontraron nada y los derroté nuevamente, porque nunca encontrarán más que sus especulaciones y frustraciones.

En estos tiempos de rumores y odios repetidos que las mayorías creen verdad, he visto cómo se utilizan los procedimientos para humillar, vejar y no para encontrar verdades.

Por muchos años me situé por sobre los insultos, me defendí y el homenaje mis enemigos era argumentar que Alan García era suficientemente inteligente como para que ellos no pudieran probar sus calumnias.

No hubo ni habrá cuentas, ni sobornos, ni riqueza. La historia tiene más valor que cualquier riqueza material. Nunca podrá haber precio suficiente para quebrar mi orgullo de aprista y de peruano. Por eso repetí: otros se venden, yo no.

Cumplido mi deber en mi política y en las obras hechas en favor de pueblo, alcanzadas las metas que otros países o gobiernos no han logrado, no tengo por qué aceptar vejámenes. He visto a otros desfilar esposados guardando su miserable existencia, pero Alan García no tiene por qué sufrir esas injusticias y circos.

Por eso, le dejo a mis hijos la dignidad de mis decisiones; a mis compañeros, una señal de orgullo. Y mi cadáver como una muestra de mi desprecio hacia mis adversarios porque ya cumplí la misión que me impuse.

Que Dios, al que voy con dignidad, proteja a los de buen corazón y a los más humildes”.

Kevin Rivera
Estudiante de Literatura Hispánica en la Pontifica Universidad Católica del Perú. Apasionado del cine, el teatro y la literatura, además de poseer un gran interés por la coyuntura nacional e internacional.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top