COYUNTURA

Informe: Concesionaria distribuyó agua con plomo y arsénico en Tumbes

El 17 de septiembre del 2005 se firmó el contrato de concesión entre la empresa privada Aguas de Tumbes S.A (Atusa) y las municipalidades provinciales de Tumbes, Zarumilla y Contralmirante Villar. Esto tenía como objeto la ampliación, mantenimiento, operación y explotación de los servicios básicos de agua potable y alcantarillado de la Región Tumbes. Atusa, cuyos accionistas son la empresa municipal colombiana Agua de Manizales S.A. E.S.P. (80%) y Concyssa (20%), es la única empresa prestadora de servicios de saneamiento privada.

El 2015, la Dirección Regional de Salud (Diresa) realizó muestras del agua para el consumo humano en once distritos de la Región Tumbes y encontró residuos de plomo, arsénico, manganeso y hierro. Se encontraron rastros de dichos metales en las muestras de sangre realizadas a 469 personas, como se constata en el Oficio N°2750-2016-GOB.REG.TUMBES-DRS-DESA-DR, remitido a la exministra de salud Patricia García.

Como se conoce, el plomo es una sustancia tóxica que se va acumulando en el organismo y puede llegar a afectar altamente al sistema nervioso. El arsénico, por su lado, puede generar diversas infecciones e intoxicaciones. Inclusive, la ingestión de ambos metales puede causar la muerte.

La Dirección General de Salud Ambiental e inocuidad alimentaria (Digesa) emitió el informe N°7504-2016-DSA (diciembre del 2016), en el cual se interpretaron los resultados de las muestras y se llegó a la misma conclusión. Recomendó, además, remitir el informe a Aguas de Tumbes S.A para que, dentro de sus funciones, adopte las medidas que correspondan.

Asimismo, la Defensoría del Pueblo mostró su preocupación, pues el Informe N°359-2016 del Gobierno Regional de Tumbes, que confirmó la existencia de metales tóxicos en el agua, no estableció medidas correctivas que la empresa Agua de Tumbes S.A debía cumplir.

A pesar de ello, el 25 de mayo de 2017, la Digesa emitió el informe N°410-2017/DCOVI, en el cual se concluyó que se había constatado la presencia de plomo, arsénico, manganeso y hierro en las captaciones de agua en aquellas localidades de la región Tumbes que utilizan al río Tumbes como su fuente de abastecimiento. El documento especificaba que encontró la contaminación en el agua para consumo humano distribuida en los distritos de San Jacinto, Corrales, Tumbes y San Juan de la Virgen.

El 21 de junio de 2017, el Ministerio de Vivienda emitió el informe N°350-2017-VIVIENDA/VMCS-DGAA-DGA en donde concluía que la calidad del agua del río Tumbes se vía influenciada por actividades que se desarrollan en Ecuador. También se reconoció la responsabilidad de la empresa Agua de Tumbes S.A en la elaboración de acciones domésticas que permitan revertir la situación. A través del informe N°168-2017-VIVIENDA/DGPPCS se informó a Fiorella Molinelli, que en aquel tiempo era viceministra de Construcción y Saneamiento (hoy ministra de Desarrollo e Inclusión Social), sobre la situación alarmante de la contaminación del agua potable en Tumbes.

Aguas de Tumbes S.A. mantiene la calidad del servicio y la calidad del agua que se distribuye bajo su competencia. Sin embargo, no se puede resolver el contrato de concesión porque la contaminación del agua no está prevista como una causal de anulación del contrato, un error en el diseño del contrato. A pesar de todo esto, el gobierno está analizando la posibilidad de prolongar el contrato de concesión a la empresa cuestionada.

Continua esta investigación:

Paul Montjoy Forti
Director de Punto y Coma. Derecho en la Universidad de Piura. Es autor de los libros “Relatos desde el hígado” y “Quijotes ultramarinos”. Melómano y adicto a la cultura.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top