BOHEMIA

Cecilia Valdivia: “Hay muchos talentos extraordinarios aquí”

Punto y Coma tuvo el gusto de conversar con Cecilia Valdivia Pereyra, periodista española y marchante (curadora) de arte y directora del grupo de comunicación CEVALPER. Nos encontramos en el recibidor del Hotel Colonial en Miraflores.

¿En qué momento te diste cuenta que lo tuyo era el arte? ¿Cuáles son tus actividades?

Ante todo quiero agradeceros a vosotros por su tiempo, como medio de comunicación bastante moderno y, además, un modo muy práctico y que llega a todas las personas.

De muy pequeña siempre he estado pegada al arte, mi padre era un gran compositor de música. De profesión era empresario y mecánico de coches de carrera. Me dedico a dirigir a ese gran grupo de seres humanos como es CEVALPER desde hace veintidós años. Todo los que es prensa escrita, televisión y marketing, fundamentalmente de arte. Tenemos presencia en Madrid y Palma de Mayorca.

Tengo entendido que has ganado algunos premios por tu labor de gestora de arte ¿Podrías comentarnos acerca de ellos?

Ha habido muchas distinciones. Pero el que más me ha sorprendido fue terminando de hacer un evento muy importante en el verano del 2016, en Alicante, con uno de  mis magníficos artistas Juan Antonio Poblador, que tiene una pintura extraordinaria, una cronología de colores vivaces, con un estilo vanguardista, influenciado por el pop art. Actual presidente de la asociación de artistas alicantinos. Una exposición con componentes de mar y tierra. Después  de eso me llaman y me dijeron que había sido elegida para recibir la estrella de oro del premio excelencia otorgado por la comunidad de Madrid y la universidad de Michigan de Estados Unidos, que es muy difícil de conseguir. Esta es una labor bella, lo más fundamental entre un marchante de arte es la conexión que debe tener con su artista.

Si su arte no te trasmite algo, difícilmente vas a querer representar su obra

Exactamente, una marchante de arte, no solamente es un corredor de ventas; estamos hablando de arte, es la manera de manifestar del artista, ahí está dejando su alma, su espíritu. Es difícil llevar el alma de esas personas al mundo. No solo por la tasación económica, al artista tienes que mimarlo porque estas llevando su vida a otros seres humanos.

¿Cómo así, desde  España, terminas aterrizando en el Perú?

Llevo más de veintidós años  en el mundo del arte. Justamente en esa premiación, en la misma mesa directiva, me encuentro con el presidente de Sierra Exportadora, el único sudamericano de la mesa, Alfonso Velásquez Tuesta. Él escucha la premiación y toma interés en mi trayectoria, se me acerca y me dice: “yo te he visto antes”. Efectivamente, nos habíamos visto tres años antes en la feria Madrid Fusión, estaban presentando a la Quinua.  Me dio su tarjeta, me quedé con la copla y luego, aquel hombre terminó siendo premiado el mismo día que yo. “Ahora sí no se me escapa”, me dijo. Y me planteó la propuesta de hacer arte en el Perú.

Me invitan a la premiación del Alcalde Productivo el 2016 que fue celebrado en el Colegio de Médicos del Perú. Vine con una condición, traer mis artistas más importantes de la comunidad europea. Como el maestro Joan Cunill, excelente escultor, es el actual Picasso viviente, vanguardista, ecléctico. Juan Antonio Poblador, entre otros. Todos los alcaldes los vieron. De ahí nace una muy buen empatía con los alcaldes de la Región Cusco, congresistas. Uno de los cuadros fue donado al alcalde que ganó, en el Puno.

¿Cómo observas el arte peruano contemporáneo?

Hay muchos talentos extraordinarios aquí. Tenéis una calidad de artistas de un nivel bastante alto. Ni ellos mismos se lo creen. Has tocado un punto muy importante: el Perú está genial, está creciendo, llegan franquicias de todo lado. Pero, vale ¿Y el arte? ¿Y la parte cultural? Hay mucho talento pero tenemos que concientizar. Por ejemplo, aquellos restauradores de arte que hay en el Cusco, maestros de maestros, que mucha gente del extranjero vienen para que les den clases particulares. Os falta, creo, replantearse sobre el apoyo a personas jóvenes que tienen tendencia creativa pero que no saben como explotarla.

Tuviste una conferencia de prensa en el Teatro Canout. Enviamos a nuestra corresponsal.

El 6 de enero, el maestro Cunill donó una escultura para la Escuela de Bellas artes de Cusco, pieza que rebautizamos como “La trucha”, en honor al rio Vilcanota. Tiene un valor de más o menos nueve mil quinientos euros. Hemos impulsado un concurso a nivel de todos los alumnos de la escuela, el ganador para finales de mayo irá a exponer a Alicante. El jurado está compuesto por Joan Cunill, Juan Antonio Poblador, una persona designada de la escuela, Efraín Aguilar y quien les habla. Efraín es el director del teatro Canout, que es un hombre talentoso, no es fácil tener un programa de televisión con rating por tantos años. Hemos anunciado una subasta en la ciudad imperial del Cusco, todo lo ganado será destinado a la compra de materiales para los estudiantes de dicha escuela.

Punto y Coma, es un gran diario digital por enviar a su corresponsal a eventos como este, debe llegar a todas partes del mundo. Estamos todos para colaborar. Hemos anunciado el nacimiento de Amararte, que es es una ONG para poder ayudar a todos los sectores de juventud de bajos recursos y poblaciones vulnerables en temas del arte. Todas las personas que tienen la capacidad de crear son artistas y tienen un compromiso con su arte. El compromiso comienza por amar lo que se hace, de ahí el nombre Amararte.

Es  un anhelo hecho realidad, liderado por quien les habla como presidenta, Efraín Aguilar como vicepresidente, quien ofrece su calidez humana y las puertas del Teatro Canout, uno de los más ilustres teatros del Perú. Contamos como socia fundadora a Renata Teodoro de la Puente, catedrática de la PUCP, entre otros. Tenemos un excelente equipo, enamorados del arte. Vamos a ayudar a esta gente joven que tienen el talento pero no los recursos.

Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top