CINEXCUSA

Reseña: “Alien: Covenant” – Volviendo a los origines: Terror en el espacio

El terror vuelve al espacio esta semana en la forma de Alien: Covenant, secuela de la película Prometheus (2012). Ambas son parte de la lista de precuelas programadas para la icónica obra de Ridley Scott, Alien (1979). Han pasado casi 4 décadas desde el inicio de una de las franquicias más influyentes del género de ciencia ficción en la historia del cine, la cual ha cautivado a varias generaciones de espectadores. El terror está a flor de piel en este nuevo capítulo que ha sido muy grato presenciar.

Esta es la historia de la tripulación de la nave colonial Covenant, la cual se dirige a un remoto planeta ubicado en la parte más lejana de la galaxia. Su expedición toma un giro de 360° cuando un incidente fortuito compromete la nave y a la tripulación, revelando un misterioso mensaje que los hará cambiar de rumbo hacia un planeta inexplorado. En él cual reside David, único habitante y superviviente de la expedición Prometheus. Como es lógico pensar, ¿qué de bueno puede provenir de responder a un mensaje desconocido, aun peor, en una película Alien? Es el equivalente a un sonido proveniente de los árboles o arbustos en cualquier película de terror. Y es predecible esperar la suerte que correrán la mayor parte de la tripulación al llegar al lugar pero hay giros importantes que hacen de la trama un compacto emocional y horripilante.

Los acontecimientos tienen lugar 10 años después del final de su predecesora. La película inicia con un joven Peter Weyland (Guy Pearce), fundador de Weyland Corp y David (Michael Fassbender), un androide creado por su compañía. Para mí fue un dato sembrado el que este último indicara que “Entry of the Gods into Valhalla” de Wagner es su pieza musical favorita en piano. Tal vez David no es simple androide como aparentaba ser en Prometheus. Si un Fassbender no era suficiente, ¿qué tal 2? Como se nos adelantó en los trailers, Walter, un nuevo androide es parte, de la tripulación Covenant. Él es quien opera la nave en tanto la tripulación se mantiene en hipersueño hasta llegar a su destino original. Este Fassbender versus Fassbender nos brinda escenas de acción y tensión bastante llamativas, incluso tensión robo-erótica si es que se le puede llamar así.

Una escena realmente impactante es el ingreso a la ciudad imperial. La ciudad está devastada, repleta de cuerpos espeluznantemente mutilados y abiertos, cubiertos de negro. Los miembros de la tripulación se encuentran impactados mientras recorren el trayecto hacia el palacio. El crecimiento (o quizás maduración) de los Xenomorfos, las criaturas producto de esta sustancia negra presentada en Prometheus, es impecable. Fruto del trabajo con CGI que cada año va mejorando notablemente. Vemos a la larva crecer, poco a poco. Incluso evolucionar y entendemos que el hombre, en su intento por ser Dios, es el responsable de la destrucción de sí mismo.

Si la Elizabeth Shaw de Noomi Rapace fue un guiño a la icónica Ripley, la segunda al mando Daniels de Katherine Waterston nos acerca más al personaje interpretado por Sigourney Weaver en la saga original. Vemos nuevamente los nervios de acero pero a la vez vulnerabilidad por contradictorio que pueda sonar. Dejando en segundo e incluso tercer plano al resto del cast/tripulación cuyo fatal destino ya está echado de antemano como en cualquier otra película de Alien.

No vemos nada nuevo teniendo en cuenta a la película original. Y esto no es necesariamente algo malo, porque en si se revalora lo bueno que trajo la cinta de 1979. Volvemos al espacio y nos centramos en este lugar. ¿Saben que es lo mejor de ello? Que no hay escapatoria. La tensión se mantiene alta mientras esperamos al desenlace, cuyo plot-twist nos deja pensando en si habrá una secuela más que nos deje justo antes del inicio de la franquicia o si es que esta película funciona como el épilogo. Superior al trabajo de Prometheus y entre lo mejor de la franquicia. ¡Vayan a velar!

 

 

José Suárez Caro
Estudiante de Comunicación Audiovisual en la PUCP. Apasionado por la música, la actuación y el fútbol. Amante de los cómics y de la lucha libre. Comunicador político en potencia.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top