BOHEMIA

Invading Paris

Archivo del autor.

Paris hoy, como alguno de nosotros tenemos la suerte de conocerla, no es la misma que la que los habitantes de toda la primera mitad del siglo XIX vivieron. El estilo de sus edificios -planta, cuerpo y techo en tonos grisáceos y techos azulados- se repiten en distintos tamaños por toda la ciudad, al punto de volverse todo tan común y cotidiano que deja de sorprender. Lo siento Houssmann, pero Paris ya no me sorprende. La torre Eiffel, el puente Alejandro III, el arco del triunfo, Notre Dame o Sacre Coeur son sólo algunos de los lugares que vienen a mi mente y que no podría dejar de mirar una y otra vez.

Por otro lado, el museo de Louvre o d’Orsay y las mismas obras maestras de arte impresionista o una pequeñísima mujer que recibe visitas todos los días por ser la pintura más famosa del mundo. La historia que pasó por sus calles: los científicos, artistas y pensadores de diversas épocas. Llega un punto que cansa tanta cultura que ya no sabes qué hacer. Cómete un crepe y pasea.

En su contra parte, a finales del siglo XX surge y se establece a nivel mundial el arte urbano. Y algo que he visto por toda Europa, y todo Lima también, son grafitis y arte urbano. En mi humilde opinión puedo decir que “le sacamos el ancho” al resto del mundo (que he podido ver). No tenemos nada que envidiar y mucho que admirar.

Sin embargo, hay un sujeto que se diferencia del resto de su generación. El debe de haber disfrutado del nacimiento de los videojuegos o consolas. O por lo menos haber jugado alguno de los juegos de 8 bits. Usa pepelmas cuadradas de colores, es francés y no sabemos su identidad a pesar de haber dejado huella en más de 60 ciudades y 33 países. Se hace llamar invader y ha llevado los videojuegos a la vida real: aliens o fantasmas de Pac-Man atacando tanto las paredes más conocidas de la ciudad como estructuras abandonadas de la misma.

Me había olvidado de él, hacía frio (bastante frio) y estaba camino al centro George Pompidou a ver a Cy Twombly para poder enseñarle a mis alumnos una foto con sus obras (ellos saben quién, solo un artista muy famoso conocido por sus garabatos). Y apareció un extraterrestre en frente de la calle, fue algún tipo de encuentro. El mejor encuentro de arte que he tenido en mucho tiempo. No podía dejar la zona del contacto inicial sin antes tomarle una foto. Me dio pena que estuviese tan alto así podría haber puesto un selfie con el pequeño arte. Esta es mi evidencia, Paris ha sido invadido.

Juan Pedro Baca
Egresado de Arte por la PUCP, pero artista desde los 4 años. Luego de dejar la carrera de Arquitectura por el Arte descubrió su vocación por la educación. Es enófilo apasionado y de grande quiere ser bombero.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top