BOHEMIA

Morir de amor: Un reportaje sobre el feminicidio en el Perú” de Teresina Muñoz-Nájar

Aguilar.2017. 148 pp.

Antes de leer “Morir de amor: Un reportaje sobre el feminicidio en el Perú” ya tenía referencias sobre dicho tema, por lo que  estaba ansiosa de empezarlo. Al abrirlo me topé con una cita de Simone de Beauvoir: “Nadie es más arrogante, violento, agresivo y desdeñoso contra las mujeres que un hombre inseguro de su propia virilidad”. Un oportuno comienzo para presentar los cuatro trágicos casos de  aquellos hombres con temor a mujeres que no les expresaban ni miedo ni sumisión,   y a lo que respondieron ejerciendo la violencia más criminal. Cuatro historias acompañadas de una vasta recopilación de información sobre el feminicidio, que tocan al lector por la sensibilidad con las que son abordadas. El reto que se plantea Muñoz-Nájar es el de indagar en las causas de estos asesinatos, introduciéndonos al relato de Simona, mujer acuchillada y martillada; Lisbeth, apuñalada 36 veces en el rostro y cuello; Tiffany, menor de edad  violada y luego asfixiada, y Karol, asesinada en pleno embarazo por asfixia también.

Muñoz-Nájar cuenta que los dos móviles más concurrentes para este tipo de asesinatos son los celos  y el hecho de decidir dar por terminada una relación. Además, recoge que la mayoría de victimas apenas tienen estudios secundarios completos o superiores, trabajan fuera de la casa y viven en medios urbanos, lo cual demuestra que por increíble que pueda sonar, mientras una mujer  más se desarrolle académicamente y anhele su independencia económica, más propensa estará a la muerte, pero no a una de cualquier tipo. Simona, Lisbeth, Tiffany y Karol murieron quemadas, asfixiadas y acuchilladas. Una muestra de que la violencia hacia la mujer no es lejana, sino mucho más cercana de lo que creemos.

Mientras leía pensaba en mi prima, próxima a tener 14 años, una edad en la que, según cifras recogidas por la autora, es mucho más probable que una mujer sea víctima de violencia sexual. Recordé las veces que distintos indeseables me rozaron sus genitales en el bus yendo al colegio, cuando a los 11 años un hombre en la calle me tocó la vulva o al joven que me tomó fotos intimas sin mi permiso, y  que uno de los factores por los que padecí todo ello fue por el simple hecho de haber nacido mujer.

Página a página mi indignación crecía. Saber que la ENDES (Encuesta Demográfica y de Salud Familiar) del INEI tiene un registro de más de cien mil mujeres violentadas sexualmente, y esos números ni se aproximan a los casos denunciados. Pero también soy consciente que la denuncia es un doloroso y fuerte proceso y  que leyendo a Muñoz-Nájar me doy cuenta que es vital denunciar, que todas deberíamos hacerlo, sin tener miedo ni vergüenza por lo que nos hicieron, y que más , deberíamos trasladar dichas sensaciones  a ellos, porque no estamos solas, porque somos muchas, miles, las que nos abrazamos en esta lucha común.

Si bien el final del libro, la narración de las cuatro protagonistas  pierde intensidad en detrimento de exponer una mayor cantidad de información a través de cifras recogidas, el aporte que hace al estudio del feminicidio en el Perú es sumamente valioso.  Acerca al lector a entender el mundo de la violencia de género, el cual no es tan lejano, pero  sí poco entendible para la gran mayoría. Lo cierto es que presenciamos una masacre de mujeres.  El número de mujeres muertas  en Latinoamérica durante el 2017 ya superó al año anterior y  Argentina se coloca primero,  país donde  curiosamente la protesta “Ni Una Menos” comenzó y  el feminismo ha convocado mayor fuerza. Frente a esto debemos informarnos. Un buen comienzo seria leer este libro de Teresina Muñoz-Nájar  para participar en este debate. La sociedad civil así como el estado deben tomar postura. O son parte del cambio o del problema. Hace unos días el Congreso  derogó el D.L. N° 1323, que continuaba con las reformas en materia de género. Sería necesario que los sesenta y seis congresistas que votaron a favor de la derogatoria lean este texto. Que se enteren que la violencia de género golpea a más de la mitad de peruanos. ¿Qué esperan? ¿Qué esperamos?


Reseña escrita por: Kerly Garavito

Fuente de imagen: Google Images


 

Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top