BOHEMIA

Llaman a una madre al colegio porque su hija golpeó a un estudiante, ¡su respuesta es increíble!

Amino

Este domingo en Punto y Coma compartimos con ustedes una historia anecdótica que se hizo viral esta semana, y que los hará reflexionar sobre el respeto. Principalmente, los hará pensar en cómo a veces nos es difícil definir entre lo que está bien y lo que no está tan bien.

Aquí va lo que compartió una madre en redes sociales sobre la reunión que tuvo en el colegio de su hija cuando ésta golpeó a otro estudiante.

“(Soy enfermera de Emergencias. No se nos permite tener el teléfono a la mano deben quedarse en nuestros casilleros. Una llamada me llega a la recepción del hospital.)

Teléfono: “Soy [Profesor] del [Colegio]. Ha ocurrido un incidente que involucra a [Hija]. Necesitamos que se acerque a una reunión.”

Yo: “¿Se encuentra enferma o herida? ¿Puede esperar a que termine mi turno en dos horas?”

Teléfono: “Su hija ha golpeado a otro alumno. La estamos intentando contactar hace 45 minutos. Esto es realmente serio.”

(Voy al colegio y soy dirigida a la oficina del Director. Veo a mi hija, un profesor, su consejera de año, el Director, un chico con sangre alrededor de la nariz y la cara enrojecida, y a sus padres)

Director: “Señora, qué amable de su parte que FINALMENTE se nos una.”

Yo: “Si, las cosas están muy ocupadas en Emergencias. Estuve la última hora poniéndole más de 40 puntos a un niño de 7 años que fue golpeado por su madre con un cucharón de metal, y luego tuve que lidiar con la policía respecto al incidente. Lamento el inconveniente ocasionado.”

(Tras observar que intentaba no actuar avergonzado, me comenta lo que ha pasado. El chico había estado jalando el sostén de mi hija y ella le había dado dos puñetazos en la cara. Me dio la impresión de que ellos estaban más molestos con mi hija que con el chico.)

Yo: “Oh. ¿Y quieren saber si voy a presentar una denuncia contra él por agresión sexual a mi hija y contra el colegio por permitírselo?”

(Todos se pusieron nerviosos cuando mencioné agresión sexual y empezaron a hablar a la vez.)

Profesor: “No creo que fuera tan serio.”

Consejera: “No exageremos.”

 Director: “Creo que está perdiendo la perspectiva.”

(La madre del chico comienza a llorar. Volteo hacia mi hija para que me cuente qué pasó.)

Hija: “Seguía jalándome el sostén. Le pedí que parara pero no lo hizo, así que se lo dije a mi profesor. Él me dijo que lo ignorara. El chico lo hizo otra vez y desabrochó mi sostén así que lo golpeé. Entonces paró.”

(Volteé hacia el profesor.)

Yo: “¿Le permitió que hiciera esto? ¿Por qué no lo paró? Venga aquí y déjeme tocar la delantera de los pantalones.”

 Profesor: “¿Qué? ¡No!”

Yo: “¿Le parece inapropiado? ¿Por qué no tira del sostén de la consejera ahora mismo? Vea lo divertido que es para ella. O del sostén de la madre de ese chico. O del mío. ¿Piensa que porque son niños es divertido?”

Director: “Con todo el respeto, su hija golpeó a otro niño.”

Yo: “No. Ella se defendió de una agresión sexual de otro estudiante. Mírelos. Él es un pie más alto que ella y dos veces más pesado. ¿Cuántas veces debería haberle dejado tocarla? Si la persona que se suponía que debe ayudarla y protegerla en un aula actúa con indiferencia, ¿qué debería haber hecho ella? Él tiró de su sostén tan fuerte que lo desabrochó.”

(La mamá del chico todavía llora y su papá parece a la vez molesto y avergonzado. El profesor evita el contacto visual conmigo.

Estaba tan enfadada que recogí las cosas de mi hija y me fui. Informé de esto a la Administración y me aseguraron que se trataría con firmeza. Estaban igual de escandalizados que yo sobre el incidente ocurrido.)”

 

Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top