CULTURA

Opinión: ¿Estancados?

La cultura conformista en el Perú es una realidad preocupante, la cual abarca aspectos cotidianos y globales en la vida del ciudadano indiscriminadamente. Un claro ejemplo es la arquitectura y la calidad del espacio urbano que se está construyendo en la ciudad.

Anualmente se construyen centenares de edificaciones, las cuales, en su mayoría, no generan ningún tipo de aporte más allá del beneficio económico al inversionista o a la inmobiliaria. En otras palabras, se trata de construir por construir. En el caso de vivienda multifamiliar, son edificios de concreto y ladrillo, conformados por múltiples losas y muros de planta típica, pintados de blanco y plomo, multiplicados por todo Lima. Lo mismo sucede en el caso de oficinas y comercio, teniendo como única diferencia sus fachadas vidriadas homogéneamente en todo el edificio.

El problema en ello es que nadie hace nada al respecto y creo firmemente que gran parte de la culpa la tenemos los arquitectos. Son pocos los arquitectos que le buscan un propósito o concepto interesante y viable a sus proyectos. La mayoría hace arquitectura cumpliendo la normativa y la función requerida, cobran sus honorarios y adiós. Es cierto, que el rol del cliente en la mayoría de los casos suele ser una obstrucción al querer generar buena arquitectura, sin embargo, el rol del arquitecto no es solo con el cliente, también es con la ciudad.

Cuando se diseña una edificación se toman en cuenta diferentes factores, como la toma de partido, la forma y estética, la función y normativa, el usuario, la firmeza estructural y el impacto al entorno y al medio ambiente. Para lograr un proyecto aceptable, todos estos factores deben alinearse y funcionar, casi como una máquina. Al lograrlo se obtiene un proyecto cumplidor, cabe destacar que muchos proyectos en la ciudad ni siquiera logran el mínimo. Sin embargo, para lograr la diferenciación se debe buscar más allá, se debe buscar un aporte.

Como en todo, hay excepciones, sería casi depresivo pensar que todo Lima es así. Existen obras que aportan a la ciudad y que son una joya arquitectónica para su zona. Existen arquitectos que sí buscan crear más que un proyecto cumplidor y lo logran con éxito.

Al encontrarnos en esta situación como ciudadanos, sea cual fuese nuestro rol, arquitectos o clientes, debemos preguntarnos ¿Estamos estancados?

Joaquín Guerrero
Estudiante en la facultad de arquitectura de la UPC, con experiencia como arquitecto proyectista en Artadi Arquitectos y DLPS. Interés en la arquitectura, el urbanismo y el arte
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top