CINEXCUSA

Reseña: “La Bella y la Bestia”

Una vez más, Disney revive uno de sus clásicos animados en una multimillonaria producción, tal y como lo hizo previamente con Maléfica (2014), Cenicienta (2015) y El Libro de la Selva (2016). La diferencia es que esta vez se trata de un musical, con tres nuevas canciones creadas exclusivamente para este remake, inclusive. La música estuvo a cargo del compositor Alan Menken, al igual que en la producción original del 1991. La dirección, por otro lado, la tomó Bill Condon, quien años atrás dirigió otro musical: Soñadoras (2016).

Emma Watson regresa a las pantallas como una Bella perfecta (tal vez demasiado). Su simpatía, valentía y amor por los libros nos hace recordar mucho a su personaje en Harry Potter, Hermione Granger. Aunque claro, Bella es un personaje mucho más dulce e inseguro que Hermione. Además, ¡puede cantar!. Lamentablemente, el rol no le demanda una actuación digna de ser recordada.

El británico Dan Stevens (mayormente conocido por Downton Abbey) interpreta a la Bestia, no sin antes ser presentado en su forma humana, en un breve prólogo con el que inicia este remake. Los efectos visuales están muy bien trabajados en su personaje, aunque igual logramos ver una actuación fuerte y consistente por parte de Stevens, cuyo personaje es el más complejo de la historia.

Posiblemente no hay minuto de la película que no haya requerido efectos visuales, puesto que los otros residentes de la mansión de la Bestia son objetos con vida. La Sra Potts, Lumierè y Din Don fueron interpretados por Emma Thompson, Ewan McGregor y Ian McKellen, respectivamente. Mientras que Maurice, el padre de Bella, fue interpretado por el ganador del Oscar, Kevin Kline.

Aún así y con todos los efectos visuales del mundo, nada va a quitarle mérito al espectacular diseño de producción de Sara Greenwood, encargada de recrear cada espacio del clásico original con detalles que solo ella habría podido imaginar. Toda la dirección artística, incluidos vestuario y maquillaje por supuesto, apuntan ser premiados la próxima temporada de premios.

En cuanto a la película en general, podemos ver algunas diferencias con la original en tanto está dirigida a un público más amplio y más exigente. Bella tiene más control de la situación (a pesar de verse más niña que su versión animada) y la Bestia logra mostrarnos más inseguridades. Y ni qué decir de Lefou, el fiel amigo de Gastón cuyas breves tomas parecen indicarnos que es gay. Pequeños grandes cambios que mantienen la esencia de la primera película. Dudo que quede en la mente de los críticos para llevarse su nominación, pero estoy segura que se quedará en el corazón de los miles de fanáticos que soñaban con ver esta fábula ancestral, convertida en un sueño hecho verdad.

Daniela Goto
Estudia comunicación audiovisual en la PUCP. Cinéfila de nacimiento y cocinera frustrada. Sueña con probar todas las comidas del mundo, ver todas las películas que existen, ser directora de cine y conocer a Meryl Streep.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top