CULTURA

Eficiencia energética

En la actualidad, el planeta está afrontando una serie de graves problemas medio ambientales, los cuales derivan al calentamiento global. Estos cambios no son recientes, vienen sucediendo hace décadas y la industria de la construcción es uno de las principales contribuyentes. Es por ello que la arquitectura del siglo XXI debe plantearse con conciencia medio ambiental, y de ser posible enfocar una buena parte de los esfuerzos de diseño a ello.

Existen diversas soluciones para conseguir ahorro energético, la mayoría de ellas se enfocan en crear una edificación confortable climáticamente. En otras palabras, que uno tenga una sensación ambiental cómoda dentro del espacio en que se encuentre, minimizando el uso de climatizadores artificiales. Incluso esto es mucho más justificable en una ciudad como Lima, que no cuenta con climas extremos. No se perciben temperaturas muy altas o bajas y tampoco llueve en exceso, lo cual da cabida a soluciones arquitectónicas de ahorro energético.

La correcta orientación del edificio y de los vanos en él, puede ayudar a controlar el ingreso necesario de luz y evitar el calor excesivo. La buena implementación de un sistema de ventilación natural como ventilación cruzada, logra ventilar un espacio sin la necesidad de aire acondicionado. Un ambiente bien ventilado es un espacio saludable e higiénico. Lo cual es clave para el confort de ser humano en el espacio. Por otro lado, el aislamiento térmico, ayuda a separar la temperatura exterior e interior de una edificación. En este caso se pueden plantear fachadas con doble vidrio y un vacío en el medio, este vacío hace posible el aislamiento.

Del mismo modo, el avance tecnológico en la construcción ha permitido el uso de softwares en los edificios. Por ejemplo, hoy en día, se puede plantear una contra fachada la cual se regula y orienta dependiendo de la incisión solar en edificio. Así mismo, se puede plantear una doble fachada, que se ventila automáticamente a través de un software, logrando aislar el interior del exterior. Estos softwares van de la mano con los sistemas de regulación domótica, los cuales controlan de forma inteligente el aire acondicionado, las persianas, las luces, entre otras cosas según las condiciones ambientales exteriores. Por otro lado, la energía renovable también es aplicable a las edificaciones, como la solar fotovoltaica, la solar térmica, la eólica, la hidráulica, etc.

Las tecnologías y el avance en diseño de nuestra era permiten el uso de estas estrategias para lograr un edificio amigable con el medio ambiente. Ello genera un beneficio económico a largo plazo a arrendador y un beneficio de ahorro energético para el planeta. Para la labor arquitectónica, se trata de tomar conciencia de ello, informarse y aplicarlo, de ser posible, en la mayoría de proyectos.

Joaquín Guerrero
Estudiante en la facultad de arquitectura de la UPC, con experiencia como arquitecto proyectista en Artadi Arquitectos y DLPS. Interés en la arquitectura, el urbanismo y el arte
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top