POLITIBLOG

Trump y su efecto sobre el Perú

trumpwillwin-notext

Trump no podrá hacer mucho para restringir el comercio, pero sí puede elevar los precios de nuestras exportaciones.

En estos días me he encontrado pensando sobre lo que podría pasarle a la economía mundial, y por extensión al Perú, bajo un gobierno de Donald Trump en EE.UU. Y aunque mantengo que su elección  es trágica, vale la pena preguntarse en qué forma puede beneficiarse el Perú de esta situación… y en qué formas puede también verse severamente afectado.

Concentrémonos entonces en tres temas: lo potencialmente bueno, lo neutral y lo potencialmente malo. Trump implica un poco de todo, como en botica.

Lo potencialmente bueno tiene que ver con los precios de nuestras exportaciones. Juan Mendoza, en una muy buena columna en Perú.21, ya ha empezado a discutir estos escenarios, así que partiré por lo que él describe. Trump tiene la oportunidad, verdaderamente única en la historia norteamericana reciente, de emprender un gran programa de infraestructura en un país que lo necesita desesperadamente. De ser así, el efecto sobre los precios de metales industriales, incluyendo el cobre que el Perú exporta, sería positivo. Esto ayudaría a compensar el efecto negativo de la desaceleración china y revertiría parcialmente el shock negativo en el que nos encontramos  desde al menos 2013. Aquellos que dicen que la desaceleración peruana no tiene nada que ver con el contexto externo probablemente tendrán que hacer algunos malabares para explicar estos eventos, si se concretan. Y el gobierno de PPK se beneficiaría significativamente, como es de esperarse.

Lo que tendrá un efecto neutral es el crecimiento del intercambio comercial en sí. Aunque la retórica hiperbólica de Trump ha consistido básicamente en promesas contra los tratados de libre comercio, dudo mucho que el status quo cambie de manera sustancial. Trump no podrá iniciar una guerra comercial con China o México. Además, la participación norteamericana en la Organización Mundial de Comercio (OMC) garantiza que las barreras tarifarias, si existen, no sean muy altas (los efectos de las barreras no tarifarias, aunque relevantes, no tienen el mismo orden de magnitud). Lo que sí es probable es que con Trump el Tratado de Libre Comercio Transpacífico (TPP) pase a buena vida, al menos en su actual estado. Pero no se puede descartar que China trate de empujar su propia versión del acuerdo comercial (que actualmente no la incluye) en un intento por aprovechar el vacío de poder que un repliegue norteamericano en la región generaría. Todo esto, por supuesto, es altamente especulativo, pero el mensaje es que probablemente los efectos de corto plazo sean pequeños.

Finalmente, lo malo podría ser un nuevo episodio de debilidad económica a nivel mundial, lo cual constituye un riesgo real. No hay que descartar la posibilidad de que EE.UU. caiga en recesión en algún momento de los próximos cuatros años, no por Trump sino porque el ciclo económico es así: en EE.UU. las recesiones están separadas en el tiempo por un periodo de entre año y medio y ocho años al menos un 75% de la veces. Teniendo en cuenta que la última recesión tuvo lugar en 2009, las probabilidades de un evento así son significativas, y un Trump irresponsable o volátil podrían llevar a respuestas de política económica que agraven el problema en vez de solucionarlo.

En balance, es posible que el Perú se beneficie un poco de la presidencia Trump en términos económicos, aunque los eventos de menor probabilidad involucran shocks negativos bastante fuertes. El gobierno de PPK debe por lo tanto esperar lo mejor, pero prepararse para lo peor. Sólo por si acaso.

Alfonso de la Torre
Economista por la St. Mary´s University en Texas y estudiante en la Maestría de Políticas Públicas de la Universidad de Harvard. Desde chico tiene problemas para diferenciar la derecha de la izquierda.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top